Caló rechazó la unificación de la CGT

Después del abrazo con Hugo Moyano y de las gestiones activadas desde la Iglesia para acercar posturas, el líder de la CGT oficialista, Antonio Caló, descartó ayer una inminente unificación de la central obrera.
"Es necesaria la unidad, pero no sé si es el momento. Yo me juego por este modelo industrial y por el proyecto de la presidenta Cristina Kirchner. Y Moyano, no. Moyano se opone. Pero no quiere decir que no nos debamos reunir a conversar para representar de la mejor manera a los trabajadores", dijo el referente de la UOM en diálogo con Radio Cultura.

Desde la vereda de enfrente, el moyanista Omar Plaini, que será candidato a diputado nacional por la lista que encabeza Francisco de Narváez, sugirió un encuentro para acercar posiciones y debatir programas. "La unidad sindical se dará tarde o temprano", dijo en Radio 10. Y propuso convocar a un congreso sindical para destacar las coincidencias y las reivindicaciones del sector.

Sin embargo, otro referente del moyanismo desestimó una eventual unidad. "Ningún acercamiento concreto se dará hasta que no pasen las elecciones de octubre", aseguró. En la CGT que lidera el camionero evalúan reunirse próximamente para unificar su mensaje sobre tres asuntos: el reciente fallo de la Corte Suprema que invita a un cambio en el modelo sindical, el blanqueo de capitales y las elecciones legislativas nacionales.

En la CGT oficialista, en cambio, desactivaron una cumbre de la mesa chica prevista para mañana. ¿La razón? Bajar las tensiones tras los cortocircuitos que generó la inclusión del dirigente Héctor Daer en la nómina de candidatos que acompañará a Sergio Massa. Este episodio derivó en la renuncia a la central de Oscar Lescano, referente de Luz y Fuerza y del bastión de "los Gordos" (grandes gremios). El petrolero Alberto Roberti, que también apoya al massismo, anunciaría pronto una decisión similar. Con este panorama, la CGT de Caló paralizó, por ahora, la búsqueda de una sede..

Comentá la nota