Caló se retiró en silencio luego de reunirse con Capitanich para pedir cambios en Ganancias

Caló se retiró en silencio luego de reunirse con Capitanich para pedir cambios en Ganancias
El líder de la CGT más cercana al Gobierno se retiró de la Casa Rosada sin hacer declaraciones. El jefe de Gabinete le pidió tiempo y se excusó en la necesidad de resolver primero la disputa con los holdouts
Antonio Caló, líder de la CGT más cercana al Gobierno, estuvo casi dos horas en la Casa Rosada, acompañado por Omar Viviani (taxistas), Andrés Rodríguez (UPC) y Mario Manrique (mecanicos). Allí se reunieron con el jefe de Gabinete, Jorge Capitanich, y con el ministro de Trabajo, Carlos Tomada, con el eje puesto en el reclamo de cambios en el Impuesto a las Ganancias. Los sindicalistas buscan elevar el mínimo no imponible, actualmente fijado en 15.000 pesos, y exceptuar al medio aguinaldo del Impuesto a las Ganancias.

Del cónclave, la cúpula sindical se retiró sin ninguna respuesta a sus planteos. Específicamente, le exigieron al Ejecutivo tres cambios: la suba del piso de Ganancias (que pase de los 15 mil brutos actuales a 19 mil); la sanción de una norma que habilite un sistema para actualizar de manera automática el mínimo no imponible; y que se exceptúe del aguinaldo de julio el cobro del gravamen "sino todo los años tenemos que estar pidiendo lo mismo"”, explicó Caló.

Fuentes que participaron de la audiencia indicaron al diario El Cronista que Capitanich y Tomada le pidieron un plazo de 10 días (justo cuando se resolverá si el país está en condiciones de pagar su deuda reestructurada o si entra en default) para poder ofrecer alguna respuesta al reclamo por el ajuste del piso de Ganancias.

"Nos pidieron una semana o 10 días para volver a reunirnos y resolver sobre el particular”", contó al matutino Caló. Otro de los gremialistas que participó de la reunión amplió: "“Hasta después del 30 de junio que se defina lo de los fondos buitres no vamos a tener nada”".

Pero ese impuesto no fue el único tema tratado en la reunión, ya que los gremialistas también expresaron su preocupación por las suspensiones y despidos en la industria automotriz.

Luego del encuentro, los sindicalistas evitaron el contacto con la prensa y se retiraron de Casa de Gobierno sin efectuar declaraciones.

En principio, Caló había pedido audiencia con la presidente Cristina Kirchner, pero finalmente fue Capitanich el que llamó por teléfono al metalúrgico para concretar los detalles de la reunión que ambos encabezaron este lunes. Debido al fuerte hermetismo de las partes, por el momento se desconoce si los sindicalistas se fueron con algún tipo de respuesta a sus reclamos.

De hecho, algunos gremios que integran la CGT Alsina habían advertido que endurecerían los reclamos e incluso llevarían a cabo medidas de fuerza en caso de no obtener resultados positivos en su acercamiento a las autoridades nacionales. Al respecto, varios dirigentes advirtieron en las últimas horas que "Caló tiene 10 días para informar sobre el resultado" de su gestión ante el Gobierno "y si la respuesta no es satisfactoria se van endurecer las relaciones".

Mientras se llevaba a cabo el cónclave en Casa Rosada, otra central obrera cercana al Gobierno –la CTA de Yaski anunciaba que también tendría una reunión con Capitanich para hablar sobre el Impuesto a las Ganancias. Será este miércoles a las 11.

Comentá la nota