Caló rodeó el Congreso para exigir la urgente sanción de la ley antidespidos

Caló rodeó el Congreso para exigir la urgente sanción de la ley antidespidos

Las cinco centrales gremiales faltaron a un debate organizado por Cambiemos. Y la UOM marchó.

La primera jornada del debate por la ley antidespidos en Diputados no hizo más que subir la tensión entre el Gobierno y las centrales gremiales, que llegó a su pico más alto con la multitudinaria marcha del viernes.

Desinteresados en acercar posiciones, los jefes de las cinco centrales sindicales ignoraron la invitación de Luciano Laspina al plenario de comisiones de esta tarde, donde tampoco fueron los diputados del Frente para la Victoria.

Pero el desafío no terminó ahí: Antonio Caló, el jefe de la UOM, armó una ruidosa manifestación en las inmediaciones del Congreso, con representantes de las principales seccionales del país.

Fue un anticipo de lo que vendrá si en la sesión prevista para dentro de 15 días el Gobierno se sale con la suya y logra reenviar el proyecto al Senado con cambios sustanciales. No quieren ni “prohibir despidos” ni mucho menos la doble indemnización.

Como explicó LPO, la clave la tiene el Frente Renovador, que si se vuelca para uno u otro lado decidirá si la ley se sanciona en Diputados y vuelve a ser tratada en la Cámara alta.

La tarea de Massa, por estas horas, es lograr un acuerdo en su propio bloque y tender un puente con los sindicatos, que hoy dejaron claro que no están dispuestos a esperar más.

Fue lo que mandaron a decir Hugo Moyano, Caló, Luis Barrionuevo y los CTA Hugo Yasky y Pablo Michelli.

“Tiene que hacer una autocrítica el anterior Gobierno, pero también mi espacio político”, admitió Facundo Moyano, enojado porque no tiene consenso en su bloque para seguir la línea gremial.

Recordó que sí la tenía hace dos años, cuando lo respaldaron para presentar un proyecto que frene los despidos.

Los diputados sindicales del bloque peronista, Alberto Roberti (Petroleros) y Diego Romero (Smata), recordaron que no quieren cambios. 

"Debemos ponerle un freno a los despidos de manera urgente", exigió Romero. “Diputados no puede dilatar in eternum una cuestión que afecta a cientos de hogares argentinos”, agregó Roberti.

En Cambiemos no les causó gracia el boicot sindical. “Lamento que las centrales sindicales no estén presentes. Podríamos haber trabajado en detalle la situación del empleo. Queremos analizar todas las propuestas para solucionar el problema de creación de empleo”, se lamentó el radical Mario Negri.

Nicolás Massot, jefe del bloque PRO, recordó que busca “seriamente está un pacto pro-empleo” e insistió en que no se perdieron tantos empleos como dice la oposición.

Comentá la nota