CGT: Caló sumó apoyos, pero el antimoyanismo sigue dividido

Por Martín Bravo.

El metalúrgico reapareció tras varios días de ausencia y fue a un acto en la Casa Rosada.

En medio de las diferencias internas, el metalúrgico Antonio Caló volvió a quedar posicionado para encabezar la CGT cercana al Gobierno luego de participar en una reunión de referentes sindicales que le dieron su apoyo -la mayoría, ex moyanistas- y de asistir al caer la tarde a un acto en la Casa Rosada. La ausencia del líder de la UOM durante la semana pasada, que incluyó un faltazo a una reunión con Cristina Kirchner, había provocado cuestionamientos y restado sus posibilidades, aunque a la vez dejó al descubierto las dificultades para encontrar otro candidato.

“Soy incapaz de hacerle un desplante a la Presidenta. Estaba de vacaciones y la Presidenta así lo entendió. Me ha invitado a un acto en la Casa de Gobierno y voy a ir, para demostrar que no hay ningún problema”, procuró Caló visibilizar el apoyo de Cristina al ingresar a la reunión del sindicato de peones de taxis.

“Sigo siendo candidato, veremos qué dice el resto”, ratificó luego de mostrarse distendido: “Sáquenme fotos que no me hice ningún lifting, estoy con las mismas arrugas”. Lo esperaban el anfitrión Omar Viviani y 30 sindicalistas del Movimiento de Acción Sindical Argentino (MASA), un espacio en el que no participan “los Gordos” ni los “independientes”.

Viviani negó que impulsara su candidatura a encabezar el espacio y buscaría quedar como segundo. Entrada la noche, ya sin Caló que había partido hacia la Casa Rosada, difundieron un documento en el que ratificaron la candidatura del metalúrgico con el compromiso de “sostenerla en todas las instancias que participe”, de cara al Comité Central Confederal del 23 de agosto y el congreso del 3 de octubre. En el párrafo final reflejaron el alineamiento con el Gobierno al referirse a la “crisis económico-financiera internacional”: “Esta crisis nos impone importantes desafíos para que sus consecuencias no perjudiquen los logros positivos, para nuestro país y nuestro pueblo, alcanzados en los últimos nueve años de gobierno”.

Por la mañana algunos dirigentes no ocultaban sus reparos con Caló. Oscar Lescano, titular de Luz y Fuerza, insistía en que “hay muchos que pueden ser”.

Y el textil Jorge Lobais, uno de los que luego lo apoyó en la reunión con Viviani, no descartaba su propia candidatura aunque aclaraba que “para mí sigue siendo Caló”. Por la tarde Lescano volvió a apoyar al metalúrgico, que replicaba las críticas: “No voy a discutir con otros sectores por los medios, a mí me conocen todos. Hay que manejar la UOM, tengo 250 mil afiliados”. También confrontó con Hugo Moyano: “Yo respeto lo que dijo, él va a tener que respetar lo que hagamos nosotros en el congreso. Haremos nuestra CGT”. En la Casa Rosada lo ubicaron en la primera fila, al lado de Daniel Reposo, frustrado candidato a la Procuración.

Las diferencias dentro de este sector enfrentado a Moyano quedaron otra vez en evidencia con las presencias y ausencias de la reunión de ayer. “El compañero Caló ratificó su pertenencia a esta corriente sindical, desde el MASA vamos a conducir los destinos de la CGT”, remarcó Gustavo Granero, de FATPREN. “Buscamos sumar de todos lados, pero con los ‘Gordos’ o sin ellos vamos a ir por este lado”, dijeron en privado.

Comentá la nota