Las Cámaras deberán pagar el servicio portuario

El Consorcio Portuario Regional podría gestionar y obtener aportes gubernamentales que permitan paliar esta instancia derivada de casi 80 días de inactividad parcial o total de la industria pesquera local.
Mediante nota dirigida a las distintas cámaras que los aglutinan, el Consorcio Portuario Regional Mar del Plata anticipó a los armadores pesqueros que no resulta viable el pedido que realizaron al organismo para que se les difieran para 2013 los pagos de servicios portuarios correspondientes al año en curso a raíz de las dificultades económicas que afrontan como consecuencia de las medidas de fuerza desarrolladas desde hace más de dos meses por distintos gremios del sector.

Empresarios del ramo confirmaron que habían planteado de manera formal la chance de postergar para enero próximo y en seis cuotas consecutivas el cumplimiento de cánones portuarios correspondientes a junio, julio, agosto y septiembre próximo. El pedido lo habían hecho en conjunto el Consejo de Empresas Pesqueras Argentinas, la Cámara de la Industria Pesquera Argentina y la Cámara de Armadores de Buques Pesqueros de Altura.

La fuente consultada indicó que la respuesta recibida ayer del organismo portuario deja en claro que la solicitud de los armadores será incorporada al orden del día de la próxima reunión de Directorio, donde se le dará tratamiento.

Pero al mismo tiempo se les anticipó que el pedido de un plan de financiamiento no parece posible. "Se encuentra fuera del alcance económico/ financiero del Cprmdp, quien no puede privarse por período alguno de una recaudación que es vital para su subsistencia", les explicaron. Al respecto, se dejó abierta la posibilidad para que el propio Directorio del organismo pueda gestionar y obtener aportes gubernamentales que permitan paliar esta instancia derivada de casi 80 días de inactividad parcial o total de la industria pesquera local.

La administración de la terminal marítima marplatense les recordó que el desarrollo de infraestructura de este puerto depende del financiamiento propio, derivado de los aranceles que se cobran a las empresas y prestadores de servicios que se desempeñan en esta jurisdicción. Y que el mantenimiento de esas obras y bienes depende entonces de aquellos que "se benefician por su utilización".

Otro aspecto por el que se descarta otorgar las facilidades solicitadas por los armadores es el efecto en cadena que podría generar aquel beneficio, ya que otros operadores afectados por este parate de la actividad también quedarían en condiciones de reclamar nuevos plazos o financiamiento del pago de sus obligaciones para con el Cprmdp.

En el caso puntual de las empresas pesqueras, la nota remarca que los cánones portuarios a los que se hace referencia no son significativos si se los compara con el volumen de ventas que logran estas firmas, en especial en concepto de exportaciones. A partir de datos registrados por la AFIP, en 2011 se despacharon productos pesqueros al exterior por más de 748 millones de dólares, en tanto las obligaciones con el organismo administrador del puerto apenas superan 1,8 millones, equivalente al 0,25% de aquella facturación. "El cese en la cadena de pagos debería tener como último eslabón a la autoridad portuaria, ya que dicho recurso es el que se utiliza para mantener el bien que posibilita el desarrollo de la actividad", fue la respuesta.

Comentá la nota