Sin cambios en el Impuesto a las Ganancias, analizan suba cercana al 32% del salario mínimo

Sin cambios en el Impuesto a las Ganancias, analizan suba cercana al 32% del salario mínimo

En el Ejecutivo descartan modificar el piso de ese tributo, pese al malestar sindical. A cambio, se intentará reencauzar su vínculo con la CGT oficialista otorgando una mejora del básico por encima de los valores cerrados en la mayoría de las paritarias

El jefe de Gabinete, Jorge Capitanich, recibirá esta tarde al titular de la CGT oficialista, Antonio Caló, para debatir sobre una "amplia agenda" que tendrá a la recesión económica, a la perdida de empleos y al Impuesto a las Ganancias como los principales ejes.

A Caló le preocupa que la inflación y Ganancias se están quedando con una parte importante del salario, al punto que los trabajadores no pueden mejorar su poder adquisitivo a pesar de las subas escalonadas acordadas con las cámaras empresariales.

Sólo en la industria metalúrgica hay entre 10.000 y 15.000 operarios que sufren suspensiones rotativas con el goce de sólo el 75 por ciento del pago por el parate que viene mostrando la actividad fabril en conjunto, por la caída del consumo interno y de las exportaciones de autos.

Si bien guardan sintonía con el Gobierno, en la CGT comandada por el metalúrgico entienden que la economía viene complicada y hay miles de puestos de empleos en jaque, con sectores como el autopartista que ya despidió a cientos de trabajadores.

El propio Caló salió al filo de la semana pasada a dejar en claro la posición de la central obrera que conduce yadvirtió que la economía argentina está "muy complicada".

"La economía está complicada; a nivel trabajo está muy complicado; hay problemas para traer importaciones, no se exporta", se quejó. Según el análisis del dirigente sindical, la situación es compleja y se observan señales de alerta: "La gente no compra, la gente guarda para lo que pueda pasar; estamos complicados con el consumo".

En este marco, el reclamo por introducir cambios en el mínimo no imponible de Ganancias será el talón de Aquiles del cónclave que mantendrán hoy Capitanich y Caló. Y es que la falta de actualización del gravamen logró unificar el discurso de todo el movimiento obrero organizado. Bajo esa bandera se ubicaron las tres versiones de la CGT (la oficialista de Caló, la opositora de Hugo Moyano y la Azul y Blanca de Luis Barrionuevo).

sin embargo, trascendió que en la Rosada descartan una suba del piso de ese tributo, como exige el metalúrgico y la oposición. Cristina de Kirchner habría ordenado bajar las expectativas por un eventual cambio en el gravamen.

Frente a este contexto, el Gobierno intentará reencauzar su vínculo con el sindicalismo aliado proponiendo, a cambio, convocar al Consejo del Salario Mínimo, en agosto, con una propuesta de suba cercana al 32 por ciento, publica el diario Ámbito Financiero.

Y precisa que la explicación oficial es que el Decreto 1242/2013, que fijó el año pasado un nuevo mínimo no imponible de 15 mil pesos de salario en bruto, estableció implícitamente que quienes quedaron exentos en ese momento del pago del tributo permanecerán así hasta la publicación de una nueva norma aclaratoria.

Es decir que si los que percibían hasta agosto del año pasado menos de 15 mil pesos, por más que desde entonces hubiesen obtenido aumentos salariales por encima de ese valor seguirán exceptuados del pago, de acuerdo al razonamiento del Ejecutivo que intentará transmitir hoy Capitanich a Caló.

Bajo esta premisa, el impuesto seguirá abarcando a los mismos 1.070.000 asalariados que el año pasado, un 10% del total de trabajadores registrados.

Respecto del nuevo salario mínimo, tendrá como piso de negociación el promedio de la última ronda de paritarias, que según el Ministerio de Trabajo fue de 29,7 por ciento. Pero, tanto en el Gobierno como en la CGT de Caló creen que un cierre lógico sería "un par de puntos por encima" de ese promedio, como afirmó ayer Ricardo Pignanelli, líder del gremio de mecánicos (SMATA). En esa línea, el nuevo piso salarial debería pasar de los actuales $ 3.600 a un valor de entre 4.700 y 4.800 pesos.

Caló irá esta tarde a Casa de Gobierno junto a Omar Viviani (taxistas), Andrés Rodríguez (estatales de UPCN) y José Luis Lingeri (Obras Sanitarias). La reunión con Capitanich está prevista a las 18, y en la central obrera no descartan una aparición de Cristina de Kirchner, tal como lo reclamó la semana pasada tras la reunión que mantuvo la cúpula sindical.

Comentá la nota