Camioneros advierten sobre más paros sorpresivos en la provincia

Las advertencias vertidas por el titular del gremio de camioneros, Pablo Moyano, de avanzar en la concreción de medidas de fuerza sorpresivas en reclamo a la falta de respuestas para con las exigencias laborales y salariales del sector, comenzaron a patentizarse en la provincia desde ayer y ya se proyecta una extensión en el tiempo de la protesta.
Las advertencias vertidas por el titular del gremio de camioneros, Pablo Moyano, de avanzar en la concreción de medidas de fuerza sorpresivas en reclamo a la falta de respuestas para con las exigencias laborales y salariales del sector, comenzaron a patentizarse en la provincia desde ayer y ya se proyecta una extensión en el tiempo de la protesta.

De esta forma, la filial local de la agremiación, comandada por Pedro Mamaní llevó a cabo desde las primera horas del martes una parálisis en las actividades relacionadas con el rubro logística que afectó principalmente a dos empresas del rubro, como ser Transporte La Sevillanita y Expreso Rivadavia. "En el marco de un estado de alerta permanente, realizamos una asamblea que duró tres horas en las cuales se discutió con los compañeros la problemática que estamos afrontando por la falta de soluciones a nuestro pedidos", sostuvo el dirigente.

Consideró además que el acatamiento fue de un cien por ciento, pues alrededor de 570 trabajadores (contabilizando las dos firmas aludidas) se plegaron a la medida dispuesta.

"Estamos esperando que las cámaras empresariales nos reciban y hasta que eso suceda continuarán las asambleas sorpresivas mañana (por hoy) hasta arribar a un paro a nivel nacional que afectará masivamente al transporte", indicó Mamaní. Teniendo en cuenta lo anterior, vale resaltar que las ramas dependientes del gremio en cuestión, abarcan: transporte de caudales, logística, agua y gaseosas, recolección de residuos, combustibles líquidos, correo privado y diarios y revistas.

Entre las peticiones elevadas a la patronal se encuentran se encuentran una compensación del impuesto a las ganancias ($3.000), eliminar topes a las asignaciones familiares y un aumento salarial del 30 por ciento.

Comentá la nota