Camioneros continúan con el bloqueo en la base operativa de Clear

Camioneros continúan con el bloqueo en la base operativa de Clear

Hasta avanzada la tarde de ayer un grupo no muy numeroso de referentes del Sindicato de Camioneros de Santa Cruz, disidente de la Federación Nacional que lidera Hugo Moyano, mantenía bloqueado por tercer día consecutivo el portón de acceso principal de la base operativa de transporte de cargas líquidas para yacimientos petroleros perteneciente a la empresa Clear en Pico Truncado.

El grupo de afiliados al gremio camionero de Santa Cruz, disidente de la Federación Nacional, mantenía ayer por tercer día consecutivo el bloqueo a la base de la empresa de servicios Clear en Pico Truncado.

Caleta Olivia (agencia)

Este es el único reducto que mantienen en la medida de fuerza que se iniciara el martes ya que luego de los violentos incidentes que se produjeron a media tarde ese mismo día y en el mismo lugar, abandonaron los piquetes que habían impuesto en varios accesos a yacimientos desde la ruta 12, en el tramo que va desde Cañadón Seco.

Vale recordar que el grupo que se había apostado en la base de Clear protagonizó una batalla campal con los moyanistas, en la cual salieron a relucir armas de fuego con un saldo de dos heridos por proyectiles y numerosos contusos por golpes de puño y palos.

Dirigentes de ambas facciones no reconocieron públicamente que sus adherentes hayan utilizado armas de fuego e incluso tampoco fueron halladas en las requisas policiales realizadas en ese mismo lugar en automóviles interceptados en la Ruta 12.

Pero las evidencias fueron claras: al menos cinco vehículos fueron blanco de numerosos balazos, además de dos jóvenes, uno de cada facción.

Los de Moyano argumentaron que fueron a “asistir” a compañeros que habían quedado virtualmente “secuestrados” y que fueron recibidos “a los tiros” por los del gremio paralelo, cuyo secretario general, Carlos Gómez, reiteró con insistencia que “nosotros no utilizamos armas de fuego y la prueba está en que los autos baleados fueron los de nuestros afiliados y también uno de nuestros muchachos”.

ARRANCAN PERO NO SALEN

Un equipo periodístico de Diario Patagónico que a mediodía de ayer se hizo presente en la base de Clear, constató que en el amplio predio ubicado en la zona del barrio Industrial de Pico Truncado permanecían al menos 13 camiones cisternas que se utilizan para llevar agua a los pozos petroleros, tanto en yacimientos de YPF como de Sinopec.

Según lo señalaron voceros del gremio en conflicto, la empresa de servicios constató el miércoles -con la supervisión de una escribana- que no sufrieron daños y que arrancaban sin inconvenientes, pero los manifestantes impiden que sean retirados del lugar.

Por otra parte no se percibió la presencia de efectivos policiales, aunque voceros de la Comisaría Segunda de esa localidad aseguraron que hay personal de guardia en las oficinas.

El grupo piquetero estaba integrado por no más de quince hombres, en su mayoría jóvenes, aunque ellos dijeron ser más de cuarenta ya que hacen turnos rotativos.

En principio se mostraron muy reticentes a ser fotografiados, aunque luego accedieron al requerimiento periodístico con sus rostros cubiertos, argumentando que no querían ser identificados para resguardar la integridad de sus familias, teniendo en cuenta que “gente extraña” ronda permanentemente las inmediaciones de la base, en clara alusión a los camioneros del moyanismo.

EXIGEN REINCORPORACIONES

Horas más tarde, en diálogo telefónico con este mismo medio y desde un sitio no precisado, el secretario general del gremio paralelo, Carlos Alberto Gómez, dijo que ellos no habían recibido ninguna intimación de la justicia para liberar el acceso a esas instalaciones e incluso admitió que no realizó ninguna denuncia por la balacera de martes ya que “la propia policía actuó de oficio”.

Reiteró que en total fueron veinte los afiliados que quedaron cesanteados en varias empresas de servicio, seis de los cuales pertenecían a Clear y que se eligió ese lugar como centro de la protesta porque fue allí donde se produjo el último despido.

Afirmó que el bloqueo se mantendrá hasta tanto todos los trabajadores de su gremio sean reincorporados y que fueron los mismos afiliados quienes decidieron mantenerse firmes en ese lugar por tiempo indeterminado.

Por otra parte, se abstuvo de responder las acusaciones que le formulara públicamente el referente regional de la Federación Nacional de Camioneros, Jorge Taboada, quien lo acusó de conformar un gremio “integrado por mafiosos” que coarta la libertad de trabajo de otras personas que se desempeñan en la actividad vinculada a la industria petrolera.

Comentá la nota