Camioneros flexibilizaron la protesta

Si bien desde el gremio de Camioneros no fundamentaron la decisión de flexibilizar el bloqueo que ejercen desde la semana pasada a los corralones Rafaela y Dellasanta, la misma sería consecuencia de la resolución firmada por el juez Alejandro Mognaschi mediante la cual ordenó el cese del estado antijurídico. 

El magistrado adoptó esta definición tras reunirse, el martes, con los dueños de las empresas afectadas por la protesta, Jorge Passerini y Daniel Dellasanta, y también con el fiscal Diego Vigo, quien tiene en marcha una investigación judicial. "Hemos constatado la existencia de hechos delictivos. Tenemos gente individualizada. La causa está abierta y continuamos reuniendo pruebas por el delito de turbación de la posesión", explicó Vigo a este Diario. 

En términos prácticos, la orden del juez Mognaschi es una "invitación" para que quienes mantienen el bloqueo a los dos corralones "depongan su actitud" de impedir la actividad comercial de las empresas, a la vez que se les garantiza el derecho a peticionar en reclamo de su reincorporación. Desde la Justicia se procura "preservar la paz social y que nadie resulte lesionado" mientras se intenta que las partes en conflicto inicien una instancia de diálogo que impulsa el Ministerio de Trabajo con el respaldo de la Municipalidad local y del Centro Comercial e Industrial. 

"QUEREMOS ALIVIANAR LA COSA"

Esa fue una de las frases que le dijo Norman Waibsnaider, delegado del gremio conducido por Hugo Moyano a nivel nacional, a LA OPINION ayer por la tarde, tras la consulta de esta flexibilización de la medida y el ingreso de algunos vehículos al corralón.  

Pero, a diferencia de lo que contamos más arriba, Waibsnaider descartó que esto sea por una medida de la justicia, aunque sus argumentos no fueron muy sólidos: "dejamos entrar un poco a los vehículos. No sé si mañana -por hoy-vamos a seguir de esta misma manera" y agregó que esto "se dio porque nos despertamos así y porque queremos alivianar la cosa", dijo.

Por otro lado, anunció que el gremio sigue con intenciones de juntarse con Dellasanta para poder dialogar y acercar las partes: "nosotros hace rato que queremos sentarnos a dialogar, es la empresa la que no quiere. Teníamos diálogos con Corralón Rafaela, y ellos la escucharon. Estamos viendo cómo vamos a negociar, cómo esta gente de una vez por todos se abre al diálogo", manifestó, aunque después deslizó que no recibieron ninguna respuesta del dueño de la empresa por dejar entrar los vehículos y remató diciendo que "el dueño es un mal educado". 

Por eso, habrá que esperar hoy cómo se resuelve la cuestión, y si los dos corralones volverán a tener el movimiento que tuvieron ayer. "Dejamos entrar un par de vehículos para que haya un poco de movimiento", dijo ayer Waibsnaider y no descartó que hoy suceda lo mismo. 

Comentá la nota