Camioneros iniciaron un paro por tiempo indefinido en el transporte de caudales

La medida de fuerza, dispuesta ante el fracaso de las negociaciones salariales en el plano nacional, se inició ayer, a las 17.00, en Tucumán y hace peligrar el abastecimiento de los cajeros automáticos a las puertas del fin de semana. Advierten que podrían adoptar medidas similares en otras ramas del transporte.
PROTESTA. Representantes del Sindicato de Camioneros impiden la salida de transportes de caudales en Tucumán.

Se aproxima el fin de semana y todo parece indicar que podría faltar dinero en los cajeros automáticos. Esto debido a que el Sindicato de Camioneros inició ayer, a las 17.00, un sorpresivo paro de actividades por tiempo indeterminado en el sector de transporte de caudales, lo que hace peligrar la provisión de billetes y podría poner en jaque al sector bancario.

Así lo informó a EL SIGLO el titular del gremio en Tucumán, Pedro Mamaní, quien indicó que la medida de fuerza fue resuelta tras un nuevo fracaso en las negociaciones que se realizan en el ámbito del Ministerio de Trabajo de la Nación, con la participación del sindicato y de representantes de la Federación Argentina de Entidades Empresarias del Autotransporte de Cargas (FADEEAC).

"No hubo acuerdo porque lo que ofrecía la patronal, un aumento del 18 por ciento en tres partes, es una verdadera burla y está muy lejos del 30 por ciento que pretenden los trabajadores. Por eso, el gremio se levantó de la mesa de negociación y se inició un paro por tiempo indeterminado en la rama de transporte de caudales", precisó el titular de Camioneros en Tucumán, que al cierre de esta edición mantenía su presencia en las puertas de las empresa Prosegur, Interplata y Brink's, a los fines de garantizar el cumplimiento del paro.

"Estas tres empresas están paralizadas, con la adhesión de la totalidad de sus trabajadores, y nosotros vamos a garantizar que no salga ningún camión de transporte de caudales hasta nuevo aviso", advirtió el sindicalista.

Además, informó que en las próximas horas "se van a definir nuevos paros sorpresivos en otras ramas del transporte, que en Tucumán van a ser acompañadas por los trabajadores. Somos orgánicos y estamos esperando las órdenes de nuestra federación para adoptar nuevas medidas", acotó.

Según consideró Mamaní, "la patronal no tienen ninguna intención de superar esta situación. Pensaban que nos iban a convencer con las migajas que proponen, tienen que darles una solución a los trabajadores, que necesitan cobrar un sueldo digno", espetó.

El dirigente consideró que uno de los motivos por los que se llegó a esta situación, al margen del argumento empresarial, que aduce "dificultades económicas" a la hora de negar el incremento pretendido por el gremio, obedece al techo impuesto por el Gobierno a los aumentos del sector privado.

"Ahora, cuando no haya plata en los cajeros, quizás cambian de postura. En los últimos tiempos el Gobierno nacional no nos quiere recibir ni darnos una solución a los reclamos que hace el compañero Hugo Moyano en representación de los trabajadores. Tienen que pensar más en la gente para que todos podamos trabajar y cobrar un sueldo digno", insistió.

Finalmente, Mamaní reiteró que el sector pretende una suba salarial no inferior al 30 por ciento para este año y que se contemple el pago de una suma de entre 3.000 y 4.000 pesos en compensación por lo que los empleados de la actividad pagan por el impuesto a las Ganancias. Respecto a ese último punto, las empresas del sector lo rechazaron de plano, señalando que "nada tiene que ver ese reclamo con el ámbito de esta negociación".

A propósito, Mamaní advirtió que "hasta que no tengamos respuestas a este planteo y al aumento del 30 por ciento, van a seguir los paros sorpresivos en el transporte".

Comentá la nota