Los camioneros paralizan el país

Los camioneros paralizan el país
La recolección de basura, la provisión de combustibles y el transporte de caudales dejarán de funcionar. Pablo Moyano denunció que el Impuesto a las Ganancias le quitó a los trabajadores entre “3 mil y 4 mil pesos de aguinaldo”
El gremio de Camioneros llevará a cabo hoy un paro de actividades contra el impuesto a las ganancias que el estado le cobra a cerca de tres millones de trabajadores. La medida, que incluirá una movilización a Plaza de Mayo, paralizará el funcionamiento de varios servicios importantes.

"El paro no es contra Cristina (Fernández, la presidenta) sino por su política en contra de los trabajadores. La Presidenta tiene una soberbia que no escucha el reclamo legítimo de los trabajadores por eso hemos decidido un paro", sentenció ayer Pablo Moyano, Secretario Adjunto del sindicato. Además sostuvo que el foco de la protesta apunta a "la eliminación del impuesto a las Ganancias que le han descontado hasta 3 mil o 4 mil pesos del aguinaldo” que perciben los trabajadores del sector que representa.

El rol estratégico que ocupa el gremio conducido por Hugo Moyano dentro de la economía nacional se hará sentir hoy cuando las 15 ramas de la producción que abarca el sindicato paralicen sus actividades. Se estipula que la recolección de basura, la provisión de combustible y el abastecimiento de algunos productos alimenticios serán los servicios más afectados por la medida de fuerza.

Ante la previsión de los efectos del paro, varias intendencias pidieron ayer a la ciudadanía no sacar las bolsas de basura para evitar el colapso de las veredas y calles.

Por otra parte, si se tiene en cuenta el feriado de mañana, es un hecho que los cajeros automáticos dejarán de funcionar, ya que los camiones de caudales no realizarán ningún tipo actividad. De hecho ayer en la ciudad, el servicio bancario empezó a mostrar la falta de billetes en varios establecimientos de la ciudad.

Otras de las actividades que se verán suspendidas será el transporte pesado de larga distancia, el transporte internacional (estos últimos dos comenzaron el paro ayer a partir de las 18), el reparto de correo y la distribución de diarios y revistas, entre otros.

Asimismo, y de manera indirecta, el transporte de pasajeros de larga distancia y la actividad portuaria también congelarán sus actividades debido a la dependencia de insumos y movilidad que tienen respecto al sector de camioneros.

Cabe recordar que el sindicato conducido por el titular de la CETOÁ opositora desde 1987 es uno de los más importantes con una afiliación que ronda los 150 mil trabajadores.

La CARY opositora se sumó al reclamo

La Central de Trabajadores Argentinos conducida por Pablo Michelín anunció ayer que acompañarán la protesta de Camioneros y participarán de la movilización a Plaza de Mayo.

“Vamos a ir a la plaza porque el salario no es ganancia”, sentenció Michelín, y aclaró que además del rechazo al Impuestos a las Ganancias van a llevar a la Plaza de Mayo el reclamo por “la quita del tope de las asignaciones familiares, al mínimo vital y móvil de 5 mil pesos y al 82% móvil para los jubilados”.

EN FOCO

Los salarios no son Ganancias

La razón del paro que realizarán los Camioneros atañe a un problema que no solamente afecta a ese gremio que conduce Hugo Moyano. Hay más de 2,5 millones de trabajadores alcanzados por esa aberración que significa que un empleado en relación de dependencia deba tributar Ganancias, lo que lleva a que muchos de ellos pierdan el equivalente a una parte muy importante del aguinaldo.

Solamente un gobierno desquiciado, como el que conduce Cristina Fernández, puede considerar que un obrero soltero que gana más de 7000 pesos debe pagar un impuesto que, para colmo, también es abonado por sus empleadores. Mientras tanto, la renta financiera, que permite a los banqueros obtener ganancias escandalosas, no se encuentra afectada por ningún tipo de gravamen.

El salario nunca puede ser considerado una ganancia ya que el trabajo no genera plusvalía. Es decir, la ganancia que se obtiene gracias a la mano de obra de los trabajadores se la quedan los empleadores.

La situación se agrava aún más teniendo en cuenta que el gobierno K no actualiza los topes en las asignaciones familiares en función de la inflación real, lo que lleva a que miles y miles de familiares estén quedando afuera de este beneficio.

Además, el esquema actual de Ganancias está afectando de forma muy profunda a la productividad. Cada vez son más son los obreros que se rehúsan a hacer horas extras para evitar superar el piso de Ganancias o cambiar de categoría. Y lo mismo ocurre con los ascensos: aquellos que son recompensados con un mejor puesto laboral, por su méritos y sacrificios, se encuentran en su recibo de sueldo con descuentos que los hacen ganar menos de los que obtenían en el puesto anterior.

Este Estado voraz, que está carcomiendo el bolsillo de los trabajadores, es producto de las políticas de un gobierno que, por más que se diga popular y progresista, implementa medidas de lo más conservadoras.

Los K dejan sin aguinaldo (un beneficio instaurado por el General Perón) a millones de trabajadores para sostener un enorme aparato de clientelismo político y alimentar los negocios oscuros que saquean al país. El affaire de la Fundación Madres, con Heber Bonifacio y Sergio Schopenhauer a la cabeza; la compra fraudulenta de la exorcicen por parte de presuntos testaferros de Amado Boyudo para quedarse con el millonario negocios de la impresión de papel moneda; y los escándalos relacionados con las operaciones de lavado de dinero que llegan al corazón de la familia presidencial, son sólo algunos de los ejemplos del despilfarro reinante en nuestro país.

Comentá la nota