Camioneros reclaman por la "paralización" del puerto seco

Más de 150 choferes protestaron junto a otros que se encuentran en tránsito hacia otros países por las grandes demoras que hay en la liberación de la mercadería importada perecedera. Calculan una pérdida de 3 millones de dólares en esta última semana.
"Los choferes estamos con la paciencia al límite. Estamos exaltados. Llevamos muchos días esperando", relató ayer a Los Andes un empleado de la firma Pontevedra ante las medidas del Gobierno nacional de control sobre las importaciones.

Este testimonio se suma al reclamo de los 150 camioneros varados hace más de 12 días y que se manifestaron ayer en la mañana en la entrada del Puerto Seco debido a la imposibilidad de hacer "aduana" o de liberar las cargas importadas en el mercado argentino.

Luego, pasado el mediodía, se movilizaron a la esquina de Peltier y San Martín de Ciudad y cortaron el tránsito en las dos vías.

Las pérdidas hasta el momento calculan que "son cuantiosas"; la cifran en unos U$S 3 millones. Cada camión tiene una carga de U$S 20 mil con una capacidad que es de alrededor a los 22 mil kilos de mercadería. En este caso los camioneros varados transportan banana, palta, piña, kiwi y pomelo, en ese orden de importancia. A esto se suma que en esta zona aduanera los vehículos deben pagar cada día de su estancia.

A primera hora de la tarde, el Gobierno provincial, por orden del gobernador Francisco Pérez, solicitó que la Subsecretaría de Promoción Industrial "destrabara el conflicto inmediatamente", según fuentes de esa cartera que pertenece al Ministerio de Agroindustria y Tecnología. Aún así, esta misma fuente aclaró que el Gobierno provincial "no tiene competencia sobre este asunto. El conflicto depende de la Secretaría de Comercio Interior o de Aduanas".

Fuentes en off de la Aduana (sede Mendoza) destacaron que no tienen ninguna información al respecto y que esta medida depende de la Secretaría de Comercio Interior y no de ellos.

Preocupación de los camioneros

Por otro lado, la situación laboral y la estadía de los camioneros es muy precaria. "Los choferes no van a cobrar estos días porque no hacen viajes, están parados", señala un trabajador del volante de Transporte Argentino, quien declaró que no tienen combustible para las cámaras refrigeradoras, no les están dando viáticos y no se sabía el estado de la mercadería.

Además, aseguró que esto no afecta sólo a Mendoza o Chile, "impacta en el Mercosur. Muchos camiones salen a Bolivia, Paraguay o Uruguay y vuelven a Chile o Brasil". Esto perjudica, en definitiva, a la logística de camiones y "la semana próxima no se sabe qué pasará", explicaron los camioneros.

Explicaron que tampoco los seguros les cubren: "Quedan automáticamente descartados porque cubren sólo 48 horas, el tiempo lógico que se puede estar en la Aduana", afirman.

Lo que más cuestionaban los choferes argentinos y chilenos es la falta de explicación al respecto. Confirmaron que el viernes pasado un oficial de una fiscalía habría ido a la zona y estaría al tanto de la situación.

"Alguien debe dar una explicación: Aduanas, Secretaría de Comercio Interior. Pero nadie nos da una respuesta. Sólo vino un oficial de fiscalía. Él quedó en hablar con algún representante de la Aduana o de la Secretaría de Comercio Interior pero no pasó nada", indicó un chofer de Transporte Pontevedra.

Los camiones que quedaron cargados dentro de los terrenos del Puerto Seco pertenecen a grandes y pequeñas firmas. Según los choferes, los que se manifestaron son pequeños empresarios y choferes del país y trasandinos.

Los empresarios de las grandes firmas "tienen miedo de que la Aduana tome represalias contra ellos. No les interesa salir, no quieren conflictos con ellos", afirmó un pequeño empresario local.

"Aquí (manifestados) somos varios chicos: Pontevedra, Magnoni y transportistas individuales de ambos países", explicó Guillermo Ramírez, dueño del transporte que lleva su nombre. Al tiempo aclaró que "los importadores pagan todos los impuestos y servicios pero no reciben la mercadería".

Comentá la nota