Camioneros retoma mañana el plan de lucha por despidos

El Sindicato de Choferes de Camiones (SICHOCA), que encabeza Hugo Moyano, retomará mañana el plan de lucha por el conflicto por despidos de una contratista de la empresa Camuzzi Gas del Sur, con una huelga de la rama Correos y una reunión de la cúpula del gremio en las primeras horas para evaluar si se suman otras áreas de la entidad.
El secretario gremial y miembro de la Comisión Directiva del sindicato, Marcelo Aparicio, acusó al Gobierno de someter a "un manoseo" al SICHOCA y advirtió que eso "no" lo va "a permitir más" la organización, mientras anticipó que los jefes de "todas las ramas" iniciarán el encuentro de mañana a las 10, en el edificio de San José 1781, en el barrio porteño de Constitución.

El SICHOCA, quien tiene al frente de las negociaciones al hijo del jefe de la CGT y secretario adjunto de Camioneros, Pablo Moyano, estudiará si se incorporan al paro las áreas de "Recolección de Residuos, Transporte de Caudales, y Cargas Peligrosas y de Combustibles", entre otras, manifestó a DyN Aparicio, quien evitó responder qué duración tendrá el paro del sector de correos.

El gremialista, al cuestionar al Gobierno, alertó: "Estas negociaciones son un manoseo y no lo vamos a permitir más".

En esa línea, criticó la reunión del viernes en el Ministerio de Trabajo al sostener que los dirigentes del sindicato fueron citados "a una hora" y fueron atendidos "dos horas después, y por empleados de mínima jerarquía".

"Antes, éramos citados a una hora y nos estaban esperando", contrastó Aparicio al referirse al período en que Moyano mantenía relaciones excelentes con el Gobierno.

El sindicalista, en ese sentido, calificó como "poco seria" a la labor del ministro de Trabajo, Carlos Tomada, en las negociaciones y cuestionó que el funcionario kirchnerista "no llamó ni a una mesa chica para resolver el conflicto", aunque consideró que "su forma de trabajar responde a una bajada de línea".

Aparicio estuvo así en línea con Moyano, quien el viernes llamó "Chirolitas" a algunos funcionarios nacionales, luego de que el jefe de la cartera laboral calificara como "apriete" a la marcha del SICHOCA de la semana última en Capital Federal, donde denunció el despido de 200 trabajadores de una contratista postal de Camuzzi Gas del Sur.

Además, repudió la represión a camioneros en la ciudad chubutense de Trelew en medio del mismo conflicto.

"El ministro se quejó porque protestamos en Capital Federal y los despidos fueron concretados en el sur al olvidar que el Gobierno también existe para esa parte del país", cuestionó hoy el secretario gremial de Camioneros, quien considera a Camuzzi Gas del Sur "solidariamente responsable" con la situación laboral de los cesanteados.

El viernes fracasaron las negociaciones en el Ministerio de Trabajo.

Pablo Moyano, poco antes de ingresar en la cartera laboral, había advertido: "Si no hay solución, habrá paro de toda la actividad del correo, y marchas a Plaza de Mayo y a la Embajada de Italia denunciando que una empresa a de origen italiano (Correo del Sur) quiere precarizar los puestos de trabajo de 200 compañeros".

Su padre, con el conocimiento del fracaso de las negociaciones, advirtió en un acto en la provincia de Santa Fe que el conflicto de su gremio con la contratista postal apunta "a precarizar el trabajo y el salario".

"Este conflicto que hemos tenido los camioneros, justamente, apunta a eso: una empresa realiza la distribución de correspondencia a una multinacional (por Camuzzi Gas del Sur)", amplió el líder de la Confederación General del Trabajo (CGT).

Agregó: "Correo Argentino, que tiene una pérdida de 200 millones anuales, que pagamos todos los argentinos, pasa un presupuesto a estas empresas multinacionales por debajo de los precios de mercado. Significa que los argentinos subsidiamos a las empresas extranjeras".

Aparicio, poco después del término del encuentro en el Ministerio de Trabajo con el subsecretario de Relaciones Laborales, Alvaro Ruiz, sostuvo que el cónclave "fracasó porque, en realidad, no hubo reunión".

"Así lo sentimos porque vinieron sin ningún tipo de propuesta. Por eso, nos retiramos. Sentimos que el Ministerio no está trabajando como tiene que trabajar", se quejó.

Por su parte, la cartera laboral alertó que "está vigente la conciliación obligatoria" que dictó en el conflicto y advirtió que eso "impide tomar cualquier medida de fuerza" al gremio, aunque también concretar "despidos" a la empresa. Aparicio replicó que el sindicato que integra "no fue notificado" de la conciliación y ratificó "todas las medidas de fuerza que sean necesarias para revertir" los despidos en el conflicto.

Comentá la nota