Los camioneros siguen con el reclamo contra los aduaneros y se niegan a pasar a Chile

Los choferes decidieron tomar esta medida de fuerza debido a las demoras que existen en los trámites de aduana. La negociación quedó estancada y continuará este martes.
"Ustedes maltratan a los camioneros y nos consideran unos negros de mierda", dijo este lunes por la noche un camionero al subjefe de Aduana, Julio Benítez, rodeado por medio centenar de sus choferes que lo aplaudieron por sus definiciones. Los dichos se dieron en el marco una discusión informal en el amplio estacionamiento frente al principal edificio del Área de Control Integrado Sistema Cristo Redentor, en Uspallata, que tenía por objeto buscar una solución al paro de los camioneros que ya se extiende por más de 24 horas.

El domingo hubo una gran cantidad de camioneros en el control de aduanas en Uspallata y las tareas administrativas no se realizaron con velocidad, hubo demoras de muchas horas y esto generó una gran bronca entre los choferes que determinaron un paro que, con el correr de las horas, frenó al transporte de carga hacia Chile. Como siempre, los camiones en tránsito fueron estacionando en las dos playas que hay en la zona.

La extensa discusión tuvo como antecedente una reunión que comenzó en horas de la siesta entre los camioneros, los agentes de Aduana y los representantes de Gendarmería. A las 18 hicieron una pausa con el objeto de proseguir a las 19 para esperar a cuatro empresarios que iban a estar presentes. Los esperaron pero no llegaron.

De todos modos, el tiempo fue muy bien aprovechado por los conductores de camiones, quienes tuvieron un mano a mano con el subjefe de Aduana, rodeado discretamente por cuatro gendarmes. Le pidieron más agilidad en los trámites que no debieran demorar más de una hora, criticaron la soberbia con que son tratados por los aduaneros y reclamaron porque "cuando los empleados tienen que controlar hay muchos que toman mate y pierden el tiempo con jueguitos en la computadora".

El funcionario se ocupó de explicarles, una y mil veces, que hay sólo cinco máquinas certificadoras que son atendidas por equipos de dos personas. Entonces le respondieron que el paso Cristo Redentor no es para que vengan "pasantes" o gente nueva porque se necesitan "expertos". Y por supuesto, le apuntaron que si todos trabajaran con intensidad no habría problemas porque en realidad el gran trabajo se da sólo en tres días: domingos, miércoles y jueves. Son los días en que parten hacia Chile, el resto de la semana regresan y preparan las cargas para nuevos viajes.

Por más que hablaron y argumentaron, las partes no se pusieron de acuerdo y los conductores decidieron mantener el paro y no pasar a Chile hasta que se implemente un sistema de control que les garantice la seguridad que buscan desde hace tantos años. Este martes entregarán un petitorio al titular regional de Aduana que posiblemente viaje a Uspallata. Se espera también una definición contundente de parte de la Asociación de Propietarios de Camiones que, según trascendió entre los trabajadores, les bajaron la línea de "esta vez vamos por todo".

Los camioneros se encargaron de aclarar en todo momento que el conflicto fue iniciado por ellos y que el sindicato no tiene nada que ver. En la noche, sin embargo, se hizo presente Jorge Guirao, dirigente del gremio, para hacer presente el apoyo desde la institución al reclamo de los "laburantes".

Comentá la nota