Campaña de gremios K contra acuerdos con China

Campaña de gremios K contra acuerdos con China

SINDICATOS DE LA CGT OFICIALISTA RECLAMAN A DIPUTADOS VOTAR EN CONTRA

El sindicalismo oficialista se puso en campaña para voltear en la Cámara de Diputados la sanción del convenio de inversiones con China, uno 

de los ejes centrales de la visita de Cristina de Kirchner al gigante asiático. La Confederación de Sindicatos Industriales (CSIRA), que capitanean el líder de la CGT Antonio Caló, el mecánico Ricardo Pignanelli (SMATA) y Gerardo Martínez (albañiles, UOCRA), envió cartas a diputados nacionales, entre ellos del Frente para la Victoria, para disuadirlos de convertir en ley el acuerdo, que a fin de año logró la aprobación del Senado.

El eje de las críticas son los artículos 5 y 6 del entendimiento bilateral, que a juicio de esos gremios fabriles ponen en riesgo la mano de obra argentina y abre las puertas para una invasión de obreros chinos. Esa advertencia se mantuvo incluso luego de que el bloque oficialista en la Cámara alta incluyera modificaciones al texto original de modo tal de poner en resguardo el empleo local. 

El planteo está en línea con la oposición que blanqueó la Unión Industrial Argentina (UIA) al pacto con el país asiático. De hecho, la postura de ambas organizaciones fue coordinada entre Gerardo Martínez y el empresario fabril José de Mendiguren, secretario de la UIA y diputado nacional por el Frente Renovador de Sergio Massa. En la interna de la entidad fabril dijeron estar la mayoría de acuerdo con las quejas pero admitieron que dejarán encabezar los reclamos a De Mendiguren para despegar al resto de la conducción de Massa.

Martínez envió dos cartas consecutivas a los diputados. Una, como secretario general de la UOCRA. La otra, a mediados de enero, como secretario de Relaciones Institucionales de la CSIRA, que encabezan Caló y Pignanelli. Los tres son considerados gremialistas con llegada directa a la Casa Rosada, sobre todo en el caso del líder de los mecánicos. 

Las dos misivas remiten al mismo concepto: "Me permito observar que la redacción de los artículos 5 y 6 del citado instrumento (el acuerdo bilateral) pueden comprometer la generación de puestos de trabajo de calidad y excluir de los procesos licitatorios a empresarios nacionales. En razón de lo expuesto le solicito al tiempo de su tratamiento el rechazo al proyecto de ley", señala el texto. Aunque destaca los propósitos originales del acuerdo como valiosos en términos de "cooperación internacional y complementariedad" de ambas economías, el documento de la CSIRA advierte que las políticas planteadas "requieren ineludiblemente de un articulado que asegure tales objetivos, evitando ambigüedades que posibiliten interpretaciones que los malogren". 

"El acuerdo debe ser visualizado en un contexto internacional y regional, donde el país asiático viene firmando convenios con todos los países de la región, independientemente de la ideología. Más aún, vemos cómo en muchas áreas de la economía mundial aparece como prácticamente socio de los Estados Unidos de América", añade. Más adelante, la carta sostiene la oposición al acuerdo por entender que aprobarlo implicará que "se consoliden o toleren formas de precarización del trabajo o se suplante la mano de obra nacional en forma innecesaria" con la exclusión de trabajadores argentinos "de estas iniciativas, como puede interpretarse de la redacción del artículo sexto". 

En el párrafo final, Martínez vuelve a reclamar el voto negativo: "Solicito el rechazo del proyecto legislativo, resultando conveniente requerir al Poder Ejecutivo Nacional redefinir con la República Popular China, los alcances y la redacción de los antes indicados artículos quinto y sexto del acuerdo, para asegurar el logro de sus objetivos que todos los argentinos y particularmente los trabajadores propiciamos".

Comentá la nota