Canillitas reclaman ante el cierre de la línea A

Canillitas reclaman ante el cierre de la línea A
Son 25 los quioscos de diarios que trabajan en la línea A y se verán perjudicados ante el cierre de la línea por dos meses. Así el sindicalista Omar Plaini se reunirá mañana con el ministro Diego Santilli.
El secretario general del sindicato de canillitas, Omar Plaini, se reunirá mañana con el ministro de Ambiente y Espacio Público porteño, Diego Santilli, para evitar que los 25 quioscos de diarios de la línea A del subte sean perjudicados durante el cierre del servicio.

La primera preocupación entre los canillitas surgió cuando escucharon al mandatario porteño, Mauricio Macri, confirmar que la línea A se interrumpiría durante el verano. En cuanto ratificó la fecha (del 12 de enero al 8 de marzo), la incertidumbre se acrecentó. Pero unas pocas palabras del alcalde dejaron en claro el panorama: “Los comerciantes de la línea A no tendrán alternativas, se tendrán que sentar con Metrovías a negociar algún beneficio con los alquileres”.

“No queremos que ningún trabajador se vea damnificado por el cierre de la línea A. Lo ideal sería que no se interrumpa el servicio. En caso contrario, queremos que sí o sí nos den alguna respuesta”, señaló Plaini. Y añadió: “Nosotros dependemos del ingreso diario, que lo perdemos si no trabajamos”.

Con ese objetivo, el gremialista solicitó una reunión con Santilli, que le fue concedida para mañana. En caso de que no haya una respuesta “satisfactoria”, desde el sindicato de canillitas podrían judicializar el reclamo o “hacer uso de las herramientas que figuran en la Constitución Nacional”, es decir, realizar alguna medida de fuerza.

En paralelo, ayer, la legisladora porteña del Frente para la Victoria María José Lubertino presentó un recurso de amparo en el Juzgado 6, Secretaría 12, de la Ciudad, a cargo de la jueza Patricia López Vergara, para que el Gobierno porteño no interrumpa el servicio, garantice compensaciones a los comerciantes, en caso de que la línea finalmente quede suspendida, y proteja los antiguos coches.

La medida cautelar finalmente será tramitada por el Juzgado en lo Contencioso Administrativo 7 de la Ciudad, a cargo de la jueza Lidia Esther Lago, que está de turno durante el mes de feria.

“El objetivo es proteger y defender a los usuarios y comerciantes ante una situación de improvisación en esta materia”, explicó Lubertino.

Lejos de los reclamos, Macri presentó la nueva flota de coches de la Línea A, que fueron comprados meses atrás por el Gobierno nacional. “Ya cambiamos la tendencia para cumplir con el compromiso de lograr que la gente viaje bien y con más seguridad”, expresó el mandatario porteño.

Comentá la nota