Caos en Mar del Plata: buscan otra conciliación obligatoria para que los municipales retomen los servicios

Caos en Mar del Plata: buscan otra conciliación obligatoria para que los municipales retomen los servicios

La comuna, única en conflicto en la Provincia, preocupa a la gobernadora Vidal

El principal destino de veraneo, el segundo distrito electoral más importante de la provincia, el escenario elegido por la gobernadora María Eugenia Vidal para sus vacaciones, está desmadrado por el paro de municipales. En el juego político, los sindicalistas que no quieren dar un paso en falso con sus representados, porque tienen elecciones propias por delante. Mientras que la comuna logró ponerse al día con los sueldos, pero está asfixiada por los conflictos.

El Ministerio de Trabajo bonaerense, que ya hizo dos intentos por acercar al Sindicato de Trabajadores Municipales (STM) y la administración del intendente Carlos Fernando Arroyo, programaron para esta mañana un nuevo encuentro. Se cree que la presión mediática que le cayó al gremio abrirá un mejor diálogo. Hasta desde el Obispado de Mar del Plata han intervenido para alentar a las partes a un acuerdo.

Hasta ahora todo lo que encontró, en particular de parte del gremio, fue una postura intransigente. Exige un aumento del 20% que se sume a otro 18% ya asignado entre marzo y junio último. El gobierno local, por decreto, le otorgó un 14% que se aplicará en los sueldos que se deberían depositar hoy, quinto día hábil del mes. Eso sí: para cargar las partidas y concretar las transferencias bancarias, hay personal.

Alejando Vicente, secretario de Gobierno de la comuna, resaltó ayer el pedido que se hizo para que se dicte una nueva conciliación obligatoria. "Las condiciones cambiaron en cuanto a la anterior", dijo sobre la que el ministerio dispuso a comienzos de diciembre. Ahora entró en vigencia un aumento y hay urgencia por recomponer la prestación de servicios públicos, que generan graves problemas a residentes y turistas. El acuerdo podría llegar hoy con un 18% y pase a planta de 200 contratados, otro reclamo gremial pendiente de solución.

La preocupación es grande en el gobierno provincial porque temen que esta medida de fuerza, que transformó a Mar del Plata en un caos, no encuentre pronta solución. Por eso vuelve al ruedo y reabre desde su cartera laboral un ámbito de debate que de poco sirvió en aquellas primeras dos reuniones que se desarrollaron en La Plata hace ya algunas semanas.

El viceministro de Trabajo provincial, Horacio Barreiro presidió aquellos encuentros. El primero duró casi cinco horas, casi a nivel de discusión de una paritaria. "El municipio fue accediendo a mayor porcentaje e incluso aceptación de otros anexos que hacen a llevar a planta a contratados, pero el gremio no se bajó de lo que pedía", describió a LA NACION una fuente ministerial que participó de ambas reuniones. Para los conducidos por Antonio Gilardi, secretario general del STM, fue a todo o nada. Y los resultados están a la vista.

El sindicato insiste en cerrar en marzo un incremento que acompañe la inflación de 2018, que fue del 47%. Encuentra el apoyo de la Federación de Sindicatos Municipales de la provincia. Ayer su titular, Rubén García, dijo al diario La Capital que Arroyo "es Nerón" y que "está prendiendo fuego la ciudad".

Desde la gobernación no quitan la mirada a Mar del Plata porque es uno de los pocos municipios que tiene conflicto abierto y el aumento que se ofrece, a esta fecha, es 32%, promedio del resto de las comunas. "Y suma que General Pueyrredon está entre los cinco que mejor paga a sus trabajadores", advierten.

Coment� la nota