Capital: la política gremial podría empantanar la discusión salarial

ATE le disputa la hegemonía sindical a la AOEM en Capital. Este último gremio tiene severas grietas internas tanto por aliados que dejaron de serlo como por una muy fuerte oposición que logró, incluso, que los funcionarios municipales les dieran entidad.
Esta semana continuarían las conversaciones entre los funcionarios capitalinos y los referentes de la Asociación de Obreros y Empleados Municipales (AOEM) en el marco de la Mesa de Relaciones Laborales. Hasta el último encuentro, efectuado días atrás, no hubo avances en cuanto a mejora salariales.

La discusión en torno de un posible incremento en los haberes de los trabajadores de la Comuna enfrenta dos circunstancias a sortear. Por un lado, el intendente Carlos “Camau” Espínola (Frente para la Victoria) imitó el discurso del gobernador Ricardo Colombi (Unión Cívica Radical) respecto de las dificultades financieras para hacer frente a aumentos. Pero el otro obstáculo -increíblemente- está dentro de las propias filas de los empleados de la Comuna. Y de sus representantes sindicales.

Desde hace muchos años, la Asociación de Trabajadores del Estado (ATE) pretende ser parte de la representación de los empleados capitalinos. Pero la AOEM no quiere dejar espacio a sus “competidores” gremiales. Tal es así que ATE debió, incluso, recurrir a la Justicia para que la Municipalidad -tanto en la gestión del ex intendente Carlos Vignolo (UCR) como en la actual-, por ejemplo, reconozca a su delegada en la Caja Municipal de Préstamos, un sector en el que la AOEM prácticamente no tiene injerencia alguna.

La semana pasada ATE realizó elección de delegados en Higiene Urbana, uno de los sectores clave para cualquier representación sindical en Capital. La idea de este gremio es tener representación en la discusión por mejoras salariales y laborales.

Pero la pérdida de fuerza de la AOEM, sindicato liderado por Graciela Flores, se da por el quiebre interno. La actual Secretaria General debió soportar una renuncia masiva de buena parte de su comisión directiva que no comulgaba con la política dirigencial implementada.

Además, Flores tiene que enfrentar a una muy dura oposición. Sus detractores (entre quienes perdieron en las últimas elecciones alcanzaron al 70% de los votos) - ungidos en el Frente de Trabajadores Municipales - son recibidos por el Intendente, con quien incluso debaten salario. Sin embargo, el Jefe Comunal aún se anima a sentarlos en la Mesa de Relaciones Laborales.

Comentá la nota