Carne de contrabando, una realidad

Carne de contrabando, una realidad
El contrabando de carne con hueso a través de la barrera sanitaria del río Colorado es una realidad evidente, incómoda, y que habla a las claras del fracaso de una política que restringe el consumo para sustentar un status sanitario de dudosos beneficios.
Todos los días hay noticias de decomiso. Pero se estima que lo que se encuentra es solo una ínfima parte de la mercadería que pasa de contrabando todos los días.

En los últimos días, efectivos de organismos de Seguridad Vial de las zonas Atlántica y Alto Valle Sur interceptaron más de 800 kilogramos carne transportada clandestinamente, según se informó este martes.

De ese total, unos 200 kilos de carne vacuna se encontraron en un automóvil particular, en Viedma. El procedimiento fue realizado por personal del puesto IDEVI, en ruta nacional N° 3, km 968 y participó además el área de Fiscalización de la Provincia de Río Negro.

En General Roca, en el destacamento especial de Seguridad Vial Paso Cordova, detuvieron un camión que llevaba, disimulado bajo productos vegetales, 350 kilos de carne vacuna y alrededor de 300 kilos de pollos, sin frío ni certificados sanitarios. Contrabando puro.

Pero esto es lo que se verifica oficialmente. Se sabe que hay una especie de “colador” en esta falsa frontera sanitaria. Y esta casi certeza involucra una presunción inquietante: ¿cuánta carne que llega a la mesa de los neuquinos, lo hace sin controles sanitarios, más allá de la aftosa?

Comentá la nota