Cartoneros de Buenos Aires tomaron el Centro Cívico de Concepción

Cartoneros de Buenos Aires tomaron el Centro Cívico de Concepción

Pretendían la firma de un contrato para hacerse cargo de la recolección y clasificación de los residuos de la ciudad. Los desalojó la policía tras varias horas de toma.

En horas de la mañana de este lunes, un grupo de personas compuesto en su mayoría por gente llegada de Buenos Aires, ingresaron al Centro Cívico de Concepción del Uruguay y con gritos y patadas en las puertas de las distintas oficinas pretendieron hacer oír un supuesto reclamo de índole laboral referido a los recicladores que prestan servicio en la Planta de Tratamiento de Talita.

 

Si bien, inicialmente afirmaban traer un reclamo por las condiciones de trabajo de los cartoneros de Concepción del Uruguay, a los pocos minutos se supo que el objetivo de la protesta era la firma de un contrato para hacerse cargo de los servicios vinculados a los residuos en esta ciudad.

Según testimonios que pudo recabar UNO, llamados a dialogar por el Secretario de Gobierno, Ricardo Vales, y el secretario de Ambiente Sustentable, Marcelo Gay Balmaz, los delegados del grupo pretendieron que los funcionarios firmaran dicho contrato tal cual estaba y transferirles directamente a una cooperativa determinada, todas las labores de recolección, reciclado, clasificación y venta directa de la producción que surge diariamente de la Planta de Tratamiento de Residuos de Talita.

El contrato exigía, entre otras cosas, hacerse cargo de la “recolección de los residuos sólidos urbanos secos en zona urbana y del basural; traslado de los residuos a un establecimiento o centro a designar; separación en ese centro; estando la contratada habilitada de este modo a comercializar los residuos entre sus asociados. Proporcionar en comodato a la contratista los vehículos necesarios para la prestación de los servicios y proveer de los recursos necesarios para su uso y mantenimiento, así como abonar a los choferes…”.

Ante la negativa a suscribir dicho convenio bajo términos extorsivos el grupo decidió tomar la planta baja del edificio municipal colgando banderas, gritando y golpeando puertas.

"Debido al peligro generado para el personal que desarrollaba sus tareas diarias en el lugar, autoridades municipales decidieron evacuar el edificio y dar intervención a la Justicia para que se tomen las medidas necesarias para garantizar la seguridad de las personas que permanecían en el lugar y resguardar la integridad del Centro Cívico", señalaron desde la comuna.

Cabe señalar que, mientras todo esto sucedía, en la Planta de Tratamiento las actividades se desarrollaron con total normalidad y, según señalaron desde la administración del lugar, había concurrido toda la gente que diariamente trabaja allí.

Finalmente, a las 15, y con presencia de funcionarios de la Justicia, los manifestantes abandonaron el edificio municipal.

Juan Martín Carpenco, un uruguayense radicado en Buenos Aires y voz cantante de los cartoneros, se negó a firmar la notificación y afirmó que se iba a proceder al desalojo pero advirtió continuarán con el reclamo.

El grupo se congrega en Federación Nacional de Cartoneros, y según trascendió cerca del mediodía, otro grupo de representantes de esta Federación se presentó en manifestación en la Casa de Entre Ríos en Buenos Aires, en apoyo a la manifestación realizada en Concepción del Uruguay.

Ya en horas de la tarde, y cuando el grupo de manifestantes se disponía a retirarse de la ciudad, fueron detenidos por orden judicial para su identificación, trascendiendo que el colectivo en el que se trasladaban es del Gobierno de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires.

Alerta

Luego de concluidos los incidentes de la mañana, la comuna uruguayense emitió un comunicado dando cuenta de los hechos, y alerta a la población señalando que: "Ante una situación totalmente planificada, con un grado de violencia manifiesto, sin posibilidad de diálogo, y bajo amenazas, la Municipalidad de Concepción del Uruguay rechaza bajo todo punto de vista estas actitudes propias de patotas violentas y rentadas.

De igual manera, se alerta a la población sobre posibles nuevos movimientos de este tipo que, como en cada fin de año, pretenden generar climas de conflicto y desestabilización con gente llegada desde otros lugares y cómplices locales con el pretexto de supuestos reclamos sociales".

Comentá la nota