A casi dos meses de su llegada, el obispo empieza a recorrer la Diócesis

Adoldofo Uriona viajará mañana a Sampacho para visitar el santuario de la Virgen de la Consolata. En breve presentará la carta pastoral para orientar el trabajo a lo largo del 2015. Se reunió con De Rivas.

A casi dos meses de su llegada a Río Cuarto, el obispo Adolfo Uriona se prepara para recorrer la Diócesis de la Villa de la Concepción a lo largo del 2015. De hecho, ya visitó dos parroquias del interior y mañana se trasladará hasta Sampacho donde presidirá una misa en el santuario de la Virgen de la Consolta. 

Al ser consultado por los medios, monseñor Uriona dijo que comenzó el año con mucha intensidad y se mostró expectante ante el recorrido que iniciará en las próximas horas. 

“Todavía me falta conocer casi toda la Diócesis, sólo estuve en dos parroquias del interior. Quiero empezar a caminar un poco más, recién allí voy a tener un panorama más grande”, señaló. 

Asimismo, el obispo anticipó que después de la celebración de la Pascua tendrá un encuentro con el clero, donde se reunirá con todos los sacerdotes para debatir en conjunto sobre las problemáticas pastorales. 

Más cercano en el tiempo, el jueves 19 de febrero, Adolfo Uriona presentará la carta pastoral para orientar el trabajo a seguir a lo largo del 2015. 

Los asentamientos 

Por otra parte, Uriona evitó pronunciarse sobre la polémica generada esta semana en torno al crecimiento de los asentamientos al asegurar que aún no tomó contacto con la problemática. 

“Desconozco de qué se trata la polémica, pero desde la Iglesia buscamos el bien para las personas. Los sacerdotes todavía no me han hecho llegar ningún comentario sobre esto. De todas maneras, dentro de dos semanas tendré una reunión con los decanos de la ciudad y quizás nos ocupemos de la cuestión”, señaló Uriona. 

- ¿Cree que aquí es menos problemático el tema de las tierras, si se compara la situación de Río Cuarto con la de otras ciudades?

- No puedo hablar con respecto a todo el país, pero comparado con Santiago del Estero (Uriona fue obispo de Añatuya) la situación de aquí es diferente. En aquella provincia la gente hace años que vive en tierras sin tener el título de propiedad y eso es motivo de conflicto desde que avanzó el cultivo de la soja, ya que los dueños de esos lotes corren a la gente para sembrar. 

Reunión con De Rivas

En la jornada de ayer, monseñor Uriona se reunión con el defensor del Pueblo, Guillermo De Rivas, y su adjunta, Estela Concordano, para acordar tareas en conjunto desde ambas instituciones.

“Quedé asombrado con el trabajo que se realiza en la ciudad desde la Defensoría del Pueblo. Creo que se puede trabajar muy bien en conjunto con las parroquias. Los sacerdotes que están en contacto con la gente pueden ser un vínculo para que los ciudadanos se acerquen a la Defensoría del Pueblo a buscar ayuda”, indicó el obispo. 

Por su parte, Guillermo De Rivas, también se mostró satisfecho con el resultado del encuentro y dijo que están dispuestos a mancomunar acciones con los representantes locales de la Iglesia Católica. 

“Vinimos a hacer la presentación institucional de la Defensoría del Pueblo de Río Cuarto y a dar cuenta de todos los proyectos que estamos ejecutando, como la resolución de conflictos entre los vecinos. La idea es tener un contacto fluido para beneficiar a la gente”, consideró De Rivas.

Comentá la nota