Los casineros realizaron un balance positivo de 2015

Los casineros realizaron un balance positivo de 2015

Los casineros hicieron un balance "muy positivo" del año, teniendo en cuenta la efectivización de los más de 150 empleados que trabajaron el verano pasado y el "blanqueo" del 7 por ciento que perciben de las máquinas tragamonedas.

El presidente de la Asociación de Empleados de Casinos, Daniel Méndez, dijo que el balance del año en materia de juego es "muy positivo" y si bien reconoció que las 46 salas de bingo instaladas en la provincia de Buenos Aires les quitan "muchísimo público", se mostró esperanzado con las nuevas autoridades del Instituto Provincial de Lotería y Casinos, encabezado por Eugenio López Melitón: "Las expectativas son muy buenas por las políticas a implementar en los casinos".

A menos de un año de haber asumido su gestión gremial -en febrero cumplirá su primer aniversario al frente de la entidad- hizo un balance al que calificó como "muy positivo" debido a varios objetivos concretados.

"Nuestra gestión asumió en febrero pasado -explicó- con el primer desafío de lograr que 154 compañeros que habían trabajado durante el verano lograran la continuidad laboral".

Así se logró que "por primera vez en la historia de los casinos, el ingreso de una academia quedó trabajando todo el año. Luego vino el festejo del Día del Niño, como desde hace 34 años, y que ahora logramos que sea de interés provincial", enumeró.

Otro de los objetivos cumplidos por el sindicato fue conseguir que "el casino de Miramar continuara abierto durante todo el año. Sabíamos que se podía trabajar con esa continuidad porque es una plaza donde no hay bingos", analizó Méndez.

Menos asistencia

En ese sentido, el gremialista confirmó que las salas de bingos les "roban" asistencia a los casinos. "Sacan muchísimo público -confirmó-, porque tenés 46 salas distribuidas en toda la provincia de Buenos Aires y los casinos, menos los de Tigre y Tandil, están en la costa".

"Antiguamente -rememoró- la gente aprovechaba un fin de semana para venir a jugar, ahora hay juego en todos lados. No es lo mismo la ruleta electrónica, pero se fueron acostumbrando. La juventud juega mucho con las maquinitas o con los celulares, se están acostumbrando a ese juego".

Con el paso del tiempo, las cuestiones lúdicas también cambiaron y eso generó que "haya posibilidad de juego todos los días. Antes teníamos el monopolio del juego, con los casinos de la provincia que antiguamente eran nacionales. Ahora jugás en cualquier lado, las ofertas son distintas. Los tragamonedas tienen apuestas hasta de un centavo, por eso son tragamonedas, te sacan todo, podés jugar desde 5 o 10 centavos".

Vale recordar que las salas de bingo cuentan con máquinas tragamonedas, que también están instaladas en los casinos. En Mar del Plata están abiertos el Casino Central, el Provincial, el Hermitage y el Sasso durante todo el año.

Expectativas

Para este verano, Méndez anunció que la apuesta mínima en la ruleta de la mesa común será de $10, en la intermedia de $200 y alcanzará los $500 en la especial. Además, las salas cuentan con mesas de punto y banca, póquer, black jack y crap (dados). En el Casino Central, que abre de 11 a 4, las mesas de todos los juegos "no llegan a cien, cuando antiguamente había 120 mesas de ruleta solamente", describió.

La primera bola de la temporada se tirará "el 7 u 8 de enero", ya que dependen de "la terminación de ciertas obras de mejoramiento, como el cambio de la alfombra en el Casino Central", detalló el gremialista.

En cuanto a las expectativas que tiene el gremio con las nuevas autoridades que asumieron al frente del Instituto Provincial de Lotería y Casinos, Méndez indicó que "estuve con el nuevo presidente (Eugenio López Melitón) y son muy buenas por las políticas que van a implementar en los casinos, empezando con la puesta en valor de los mismos".

"Desde 1999 hasta 2009 -añadió- tenían un contrato con las empresas, pero desde el 2009 en adelante estaban vencidos esos contratos y las empresas no hacían las inversiones correspondientes porque decían que no les firmaban el contrato".

De acuerdo a los dichos de Méndez, ahora "eso va a cambiar, porque si ellos no invierten no se les va a renovar el contrato. Tienen que demostrar que quieren quedarse. Eso comenzó con el cambio de la alfombra del Casino Central", ejemplificó.

En ese sentido, recordó que hay casinos que "están muy venidos abajo, como el de Mar de Ajó o el de Necochea, que está en muy mal estado".

Con "cerca de 2.500 afiliados", la Asociación de Empleados de Casinos sumará éste verano "otros 200 chicos que tenemos el desafío que sigan durante todo el año", estimó el titular de la entidad.

Si bien reconoció que "los tragamonedas recaudan más que los casinos", el gremialista se congratuló porque "conseguimos el 7 por ciento de las máquinas, que es el porcentaje que nos da el Estado y ahora lo empezaron a pagar en blanco, con lo cual el beneficio alcanza a los jubilados".

En un principio, ese índice era "del 3 por ciento, luego subió al 5 por ciento y más tarde al 7, pero lo mejor es que lo blanquearon, porque se pagaba en negro, y eso beneficia también a los jubilados". Precisamente, los pasivos comenzarán a percibir esa mejora a "partir del mes que viene".

Finalmente, Méndez se esperanzó con "poder unificar los convenios de todos los empleados, porque algunos se rigen por ley nacional (los más antiguos) y los más jóvenes lo hacen por ley provincial. Ya firmamos un convenio de acta acuerdo con el Ministerio de Trabajo para lograr la unificación".

Coment� la nota