Casino: denuncian perjuicio estatal

Casino: denuncian perjuicio estatal
Según ATE, el contrato que se firmó en 2011 con una empresa de Vila-Manzano le genera al Estado una disminución en la recaudación por los tragamonedas, a pesar de haber incorporado más máquinas.
Daniel Peralta - [email protected]

El nuevo contrato de tragamonedas que firmara el Instituto Provincial de Juegos y Casinos con la empresa Mendoza Central Entretenimientos -MCE- (que forma parte del grupo Vila-Manzano), genera conflictos al interior del organismo.

Desde ATE se denuncia que, gracias a las nuevas condiciones contractuales, de enero a agosto la empresa se está llevando un 83% más lo que facturó el año pasado en el mismo período, con casi la mitad de las tragamonedas. Del mismo modo, el Instituto sólo se ha llevado un 1,08% más, a pesar del incremento de las máquinas.

El número resulta impresionante sobre todo porque el Instituto aún no paga el total del canon por las máquinas. Actualmente paga el 40,09% de la recaudación de las tragamonedas; pero se espera que próximamente el directorio del organismo decida cumplir con el convenio plenamente y eso implica llevar el canon a 47% de la recaudación.

Según los cálculos de ATE, si en julio y agosto se hubiera pagado a Mendoza Central Entretenimientos el 47% de canon, el Instituto hubiera recibido $622.972 menos que en el 2011, a pesar de que el año pasado habían 369 tragamonedas y este año hay 550.

La pregunta es por qué ATE denuncia esto. Es que, en caso de caer la recaudación del Casino de Mendoza, los empleados también verán caer sus ingresos, puesto que, dependiendo del sector de trabajo, los trabajadores se llevan un porcentaje de esa recaudación. Y, según las cuentas de ATE, cuando se le pague al grupo Vila-Manzano el 47%, el Instituto cobrará menos de lo que cobraba y eso afectará los sueldos de los trabajadores.

En julio del 2011, el entonces titular del IPJyC, el jaquista Daniel Pereyra, firmó la renegociación del contrato de concesión de las tragamonedas, con el argumento de que la apertura de nuevas salas en Mendoza y el deficiente número de máquinas implicaría una pérdida en la participación del mercado del juego y, por consiguiente, una caída en la recaudación del Instituto, lo que repercutiría en los planes sociales que se financian con esos recursos.

De acuerdo a ese nuevo contrato, la empresa se comprometió a realizar obras en la sala de juegos y poner más máquinas, a cambio de ir llevando paulatinamente el canon del 26, 23%, al 33,92%; de ahí al 40,09% y al 47% al finalizar las obras. En enero de este año, Mendoza Central Entretenimientos cobró el 33,92%; desde febrero está cobrando el 40,09% y se espera que se resuelva la elevación al 47% final, ya que las condiciones del contrato ya están cumplidas desde julio.

El año pasado, con el viejo canon y 369 máquinas, en los primeros ocho meses, la empresa del grupo Vila-Manzano cobró $10.468.309. En el 2012, con nuevo contrato y una cantidad creciente de máquinas (de 408 en enero a 550 desde julio), la concesionaria cobró $19.244.632. Su facturación creció un 83,84%.

Por el contrario, el Instituto no ha visto subir sus ingresos, a pesar del incremento de tragamonedas. En los primeros ocho meses del año pasado el Casino estatal recaudó $29.441.372; en el mismo período del 2012 recaudó $29.758.975. El Instituto obtuvo apenas un 1,08% más. Y eso que aún no se le sube el canon a Mendoza Central Entretenimientos al 47%.

Es más, teniendo en cuenta que el Casino está funcionando a pleno desde julio, con las 550 tragamonedas, los de ATE tomaron las recaudaciones de julio y agosto y calcularon cuánto hubiera cobrado MCE si el canon fuera del 47%.

Entre julio y agosto del 2011, la recaudación total de las 369 tragamonedas fue de $11.241.979; la empresa se llevó $2.948.771 y el Instituto $8.293.208.

En julio y agosto del 2012, la recaudación de 550 máquinas llegó a $14.472.144. Con el 47% de canon, la empresa hubiera facturado 6.801.908 y el Instituto se hubiera quedado con $7.670.236, es decir $622.972 menos que en 2011

Comentá la nota