Causan destrozos en oficinas del EPEN

Causan destrozos en oficinas del EPEN
Coco acusó por el hecho al diputado Marcote, a la representante de los trabajadores y a Quintriqueo. También advirtió sobre sabotaje al sistema eléctrico. El gremio señaló que todo estuvo “armado”.
El gobierno provincial, a través del ministro de Energía, Guillermo Coco, responsabilizó ayer al diputado de UNE Alfredo Marcote, a la representante de los trabajadores en el EPEN, Luciana Colantonio, y al titular de ATE, Carlos Quintriqueo, por los destrozos que se registraron en las oficinas del organismo. Al mismo tiempo, Coco advirtió también que se produjeron atentados contra las estaciones transformadoras, bajadas de llave del servicio y “voleo de líneas”.

En declaraciones a LU5, el ministro precisó que el gremio utilizó “vehículos oficiales” y que el Gobierno ya tomó medidas de seguridad “para que no se sigan produciendo destrozos ni atentados”. Indicó que si se cortan las rutas el ministerio actuará como querellante.

Por la tarde, en las oficinas del EPEN se hizo presente el fiscal de Estado Raúl Gaitán y el ministro de Seguridad, Gabriel Gastaminza, para constatar lo denunciado.

Si bien la fiscalía no posibilitó el acceso a la prensa, desde la ventana que da a la calle La Rioja se pudieron observar vidrios rotos y pintadas contra el titular del EPEN, Alejandro Nicola.

“Coco es un irresponsable, en lugar de perseguir trabajadores que administre como corresponde, si me denuncia por sabotaje que lo demuestre en la Justicia, pero no tiene idea de cómo funciona el EPEN”, indicó Luciana Colantonio. “Hace seis meses que no se hace mantenimiento de las líneas porque no hay materiales, eso tienen que decir. El EPEN funciona por la voluntad de los trabajadores no por las herramientas que no están dando”, aseguró

Sobre los destrozos en las oficinas, dijo que ellos no se van a “hacer cargo” y contó que se enteraron de los hechos cuando llegó el fiscal de Estado y uno de los directores por el Ejecutivo. Sostuvo que estos episodios pueden ser “jugadas” para que el Gobierno “se quede con el organismo. A mí me queda pensar que esto está armado”.

Colantonio afirmó que de este conflicto se sale con buena voluntad. “Vamos a seguir discutiendo el funcionamiento del EPEN y lo salarial. No vamos a aceptar que a la parte jerárquica se le dé 5.000 pesos y a las bases nada”, apuntó.

Por su parte el ministro Gastaminza señaló que se “constataron los daños y los destrozos que hay en las oficinas” y que lo del sabotaje “es materia de investigación”, aunque recalcó que al Gobierno le llama “la atención la numerosa cantidad de fallas, pero la Justicia debe investigar y a partir de allí sacar la conclusiones”.

Reclamo

Por la mañana, los trabajadores del EPEN se manifestaron en las puertas de Casa de Gobierno manteniendo el reclamo de aumento salarial. Además, realizaron una asamblea general donde se rechazó la última propuesta presentada por el Ejecutivo. “Participaron hasta compañeros del interior. Decidimos rechazar la propuesta entendiendo que es insuficiente. Durante todo el año no tuvimos aumento y lo que nos plantearon no cubre las expectativas de los compañeros. No era una propuesta concreta”, dijo Norberto Divorno, delegado de ATE del EPEN.

Divorno recordó que el Ejecutivo apuntaba a un incremento de la masa salarial de 33 millones de pesos a repartir entre las diferentes categorías laborales del organismo. “No es lo que buscamos, porque no es que esto nos va a aumentar a un monto determinado nuestros salarios sino que se habla de incremento de masa salarial”, expresó el delegado, quien precisó que “pedíamos que se toque el básico y por otro lado un punto más en el fondo eléctrico".

Comentá la nota