El CEAT celebró sus bodas de plata

El CEAT celebró sus bodas de plata

El Centro de Estimulación y Aprendizajes Temprano “Luis Alfredo Giles” celebró el jueves sus bodas de plata, con un acto realizado en el playón de acceso del Hospital, donde funciona la institución.

Hubo discursos alusivos, reconocimientos especiales, descubrimiento de placa y torta aniversario.

Creado el 23 de octubre de 1989, por Resolución Ministerial 13029, el CEAT vino a completar una instancia en materia de educación y de salud infantil inexistente en la ciudad hasta el momento.

En el acto celebrado el miércoles hubo presencia de autoridades educativas y de salud, ex funcionarios, y muchas familias de ex alumnos y ex alumnos. Los “vecinos” del CEAT, los pacientes de Salud Mental, también estuvieron presentes.

Como cuadra, el cumpleaños 25 fue el momento justo para el reencuentro de ex trabajadoras del Centro, ex autoridades de Salud, de la municipalidad y de la propia institución educativa. El primero de los reconocimientos fue para Elda Damiano de Poffo y Raquel Zaratiegui, quienes realizaron el censo que permitió conocer cuántas personas eran potenciales alumnos/pacientes del Centro y al doctor Jorge Ravassi, quien apoyó la gestión para la puesta en funcionamiento.

Precisamente, uno de los más homenajeados fue el pediatra Ravassi, recientemente jubilado, quien durante mucho tiempo fue jefe del servicio de pediatría del hospital, también fue director de Salud y factótum de, entre otras cosas, el impulso de creación de CEAT, según se recordó.

En el inicio de la celebración, se descubrió una placa en el interior del edificio, hecho que fue realizado por el presidente del Consejo Escolar, Pablo Soria, la directora de la institución homenajeada, Mariel Alonso, la directora del Jardín Maternal, Lorena Gallego, Zulma Albanese, Jorge Ravassi, la ex directora Ana María Reina y Adrián Rivero, administrador del Hospital.

Luego, entraron las banderas de ceremonia, del CEAT, de las escuelas 501, 502, portadas por ex alumnos del Centro, tras lo cual los niños que integran el Coro Infantil Municipal que dirige Javier Chavez, acompañaron la entonación del Himno Nacional.

Al tiempo de los discursos, el primero fue pronunciado por la directora del CEAT, Mariel Alonso, quien destacó la fecha celebratoria, “con el orgullo del deber cumplido”. La docente aseguró que “los sueños de ayer hoy son realidad” para luego enumerar, en forma cronológica, los hechos que llevaron finalmente a la apertura del Servicio.

La directora también destacó que “es gratificante señalar que el CEAT es una institución educativa, gratuita, pública, de accionar preventivo, que desde el accionar socieducativo, de apoyo y contención, promueven y propician el desarrollo de cada sujeto, apuntalando sus potencialidades y su capacidad de resiliencia”. Más tarde, Alonso agradeció a la comunidad, a las familias y a todos quienes acompañaron y sostuvieron a la institución en estos 25 años.

A su turno, la primera directora del CEAT, Ana María Reina dedicó su alocución en gran medida a los agradecimientos, para las familias, para los colaboradores y para todos quienes trabajaron en el recorrido de la institución en todos estos años.

“La vida, no es la vida que vivimos, es el honor y es el recuerdo. En memoria de aquellos que con honor viven, en memoria de los que quedamos y los que vendrán (...) les digo muchísimas gracias y decirle muy felices 25 años, querido CEAT”, sintetizó Reina al final.

En el transcurso del acto se leyeron las notas de salutaciones, entre las cuales hubo de ex alumnos, como el caso de Amed Abolasech, de varias familias, de la inspectora Marcela Lista o de la diputada Alicia March, entre otras. También hubo reconocimientos para las ex docentes, para los pediatras del hospital.

El último discurso de la jornada estuvo a cargo secretaria ejecutiva del Consejo Provincial de Educación y trabajo, Zulma Albanese, quien luego de recorrer los tópicos referidos a los agradecimientos y los saludos correspondientes, felicitó especialmente a los abanderados y escoltas de las instituciones presentes.

Albanese recordó asimismo el trabajo realizado por todos los docentes de educación especial, más allá de pertenecer o no, a la institución que se estaba creando, “porque entendían que era más que necesario crear un espacio donde nuestros niños con capacidades especiales pudieran tener la posibilidad de estimularse tempranamente”.

En la fiesta aniversario hubo momentos de especial emoción cuando se nombró a quienes fueron pioneros del CEAT y sobre todo a los alumnos, muchos de los cuales estuvieron presentes o enviaron sus saludos. Tampoco faltaron la torta y el feliz cumpleaños, cantado por todos los presentes.

El CEAT atiende a un chiquitos de entre 0 y 3 años de vida, con un abordaje desde la salud, lo social, lo educativo, para optimizar la calidad de vida tanto del niño (con alguna discapacidad) como de toda la familia. Funciona en un espacio dentro del Hospital.

Comentá la nota