La Central Obrera Boliviana aceptó dialogar pero mantiene las protestas

La Central Obrera Boliviana aceptó dialogar pero mantiene las protestas
El gobierno convocó al diálogo a los dirigentes de la Central Obrera Boliviana (COB), en el cuarto día de paro y bloqueos de ruta por un aumento de las jubilaciones. En tanto, los mineros de Huanuni secuestraron a tres policías para canjearlos por sus compañeros detenidos ayer, tras dinamitar un puente.
El ministro de Trabajo, Daniel Santalla, convocó a la dirigencia de los trabajadores a retomar el diálogo esta tarde, pero previa suspensión de las medidas de presión, las que a su juicio no lograron los objetivos buscados.

Una delegación de los trabajadores ya dijo que asistirá a la convocatoria, aunque sin levantar las protesta, por lo menos hasta conocer los temas que incluirá la discusión y, por el contrario, plantearon extender la protesta a los centros urbanos, informaron el diario La Razón y la agencia estatal ABI.

“Queremos insistir en que en ningún momento el gobierno ha roto este diálogo”, dijo el ministro, quien agregó que en las negociaciones también estará presente el titular de la cartera de Economía, Luis Arce.

Pero Santalla aclaró que el diálogo se encuentra condicionado a que los trabajadores suspendan sus medidas de presión, tal como lo hicieron los fabriles en Cochabamba y algunos otros sectores.

"La COB asistirá a la reunión con el Gobierno, para conocer las condiciones de la reunión, (pero) anticipando que no aceptará ir al diálogo suspendiendo las medidas de presión", dijo el máximo dirigente de la central obrera, José Luis Delgadillo.

Por otra parte, el viceministro de Interior, Jorge Pérez, informó hoy que tres policías fueron secuestrados en la plaza principal de Huanuni, tras el desbloqueo de ayer en la localidad de Caihuasi, donde los mineros dinamitaron un puente sobre la ruta Oruro-Potosí, y hoy fueron trasladados al interior de la mina.

Pérez precisó que se trata de los cabos Rubén Aysacayo, Severo Rosas y Alberto Castillo, los que estaban de civil y fueron detenidos en la plaza de esa localidad, "luego trasladados a instalaciones de radio Huanuni y hoy habrían sido introducidos en una mina".

El objetivo, explicó, sería el de intercambiar a los uniformados por los al menos 20 mineros detenidos ayer y que enfrentan un proceso en la ciudad de Oruro, pero aclaró que el caso está en manos de la Fiscalía por lo que el Ejecutivo no tiene ninguna potestad sobre su suerte.

La COB reclama una jubilación de más de 1.147 dólares (8.000 bolivianos) para los mineros y de unos 715 dólares (5.000 bolivianos) para otros sectores; mientras el Ministerio de Economía planteó un máximo de 570 dólares (4.000 bolivianos) para los primeros y de 457 dólares (3.200 bolivianos) para los demás asalariados.

Pero de acuerdo con el Gobierno, acceder a la demanda obrera significaría vaciar las arcas destinadas a programas sociales y beneficiaría a quienes más perciben en perjuicio de los de menores ingresos.

En ese sentido, el presidente Evo Morales criticó hoy a aquellos que ponen sus intereses personales "por delante de los de la patria" y ratificó que la política de su Gobierno es "buscar la igualdad de todos".

Durante la inauguración del Congreso Departamental de Regantes de Cochabamba, el mandatario cuestionó la posición de aquellos que pretenden "asaltar al Estado", en clara referencia a la dirigencia de la COB.

"Algunos pequeños grupos quieren asaltar al Estado. Solo algunos pequeños grupos, pero a esos se han opuesto los campesinos, que han dado sus vidas por defender nuestros recursos naturales", destacó el primer mandatario indígena del país.

Agregó que "hemos recuperado la patria; ahora la patria es nuestra", y señaló que su Gobierno "siempre buscará la igualdad entre todos los bolivianos".

En tanto, el ministro de Gobierno, Carlos Romero, dijo hoy, citado por la agenica Prensa Latina, que los lesionados por los desbloqueos son 31 mineros y tres policías, uno de ellos apuñalado en una pierna.

Asimismo, Romero mostró explosivos, drogas, cuchillos y otros objetos punzantes decomisados por la policía durante las operaciones para desbloquear las carreteras.

Dijo que las autoridades se incautaron de 1.064 cartuchos de dinamita; 625 kilogramos de anfo (una sustancia aceleradora de explosiones); 632 unidades de fulminantes; 200 metros de mecha lenta, seis cuchillos y siete vehículos, entre ellos, una ambulancia.

Comentá la nota