La central de Pilar sólo generó deudas para Epec

El año pasado “generó” una pérdida de 488 millones de pesos. “Nos lleva puesto”, admiten. DLS busca una soga de Cristina.

Mediante una compleja negociación política, José Manuel de la Sota intenta por estas horas que Cristina Fernández acceda a “reescribir” el contrato por la central de ciclo combinado que la Epec tiene en Pilar, cuyo costo está mandando a la ruina a la Epec. “Pilar se puede llevar puesta a la Epec”, en palabras de un alto funcionario provincial que habló con Día a Día sobre los números de la empresa energética.

Cuando se puso en marcha la imponente usina, el ex gobernador Juan Schiaretti habló del “autoabastecimiento”, pero la actual conducción de la Epec no sabe cómo sobrevivirá la compañía si el contrato que la une con Cammesa (la empresa mixta que compra y administra toda la electricidad que se produce en el país) no es renegociado “en breve”.

La crisis financiera asoma en el balance 2011 de la Epec: las erogaciones corrientes crecieron en el último año más de dos mil millones de pesos, es decir un 62 por ciento; mientras que sus ingresos subieron 1.123 millones de pesos, un 38,9 por ciento (ver: “La empresa...”). No es necesario ser un crack de los números para notar la complicada maraña contable que debe desenredarse.

Lo que hoy le paga Cammesa a la Epec por la energía generada en la central de Pilar apenas cubre el 50 por ciento de los costos operativos y la “tasa de rentabilidad”. El resto de ese dinero (no informado por la Epec) lo aporta la Provincia, ya sea a través de la empresa de energía o con fondos propios. Es que aunque la Epec sea autónoma, la “garantía” del contrato es la coparticipación provincial.

Ese importe es lo que negocia DLS con Cristina. Batalla que es tan o más importante que la que se libra por el déficit de la Caja de Jubilaciones. “Pilar ‘todavía’ no impacta, pero su costo va a hacer que la empresa esté mucho peor en el corto plazo”, se sinceró un funcionario que conoce los números de la empresa.

No hay una pauta fija de cuánto paga la Nación, a través de Cammesa, el kilovatio generado. Éste es un “precio político” que difiere de central a central.

El hueco de Epec. Desde que la repotenciada usina de Pilar comenzó a funcionar, las pérdidas de Epec en el rubro “generación” se dispararon: en 2008, la venta de energía al sistema mayorista nacional generó un resultado bruto de 2,8 millones de pesos de ganancias. Al año siguiente, ese sector perdió 17,9 millones de pesos. En 2010, con Pilar dando los primeros pasos, las pérdidas por “generación” treparon hasta los 54,6 millones de pesos. El año pasado, con Pilar produciendo 646 megavatios/hora, el “rojo” llegó a los 112,1 millones de pesos.

En el balance 2011, Epec admite que vendió al mercado eléctrico mayorista 985,5 millones de pesos en electricidad de todas sus centrales. Las pérdidas, ya se dijo, 112,1 millones.

Con sus 488,3 millones de pesos “para atrás”, las pérdidas de la central Pilar fueron las más alta en todo el sistema de generación.

A esto se suman los desembolsos que cada mes hace la empresa a la Anses y al Banco de Córdoba, los organismos que financiaron la obra.

Aunque el gremio de Luz y Fuerza siempre aplaudió la repotenciación de Pilar, esta semana sus líderes denunciaron “sobreprecios” en su construcción. La empresa que hizo la obra lo negó, pero prefirió no dar precisiones. Si hubo o no sobreprecios, “la actual gestión no los revisará, es tarea de la Justicia”, avisaron desde la Provincia.

....................................

La empresa, camino al rojo

El balance 2011 de la Epec muestra el desfasaje en sus cuentas, sólo sostenido con el “superávit financiero”, es decir lo que le sobra a la empresa luego de pedir plata. En un ejemplo doméstico: es igual que una familia considere como ingresos el “saldo disponible” de la tarjeta de crédito. Pese a esta maniobra financiera, el superávit de la compañía estatal cayó notablemente en el último ejercicio: fue de sólo 107,7 millones de pesos. La caída queda clara en los tres recuadros que están al pie de esta página.

“El plan de obras e inversiones de la Epec está supeditado a que se renegocie el contrato de la central Pilar”, confirmaron el viernes desde el Gobierno provincial.

Con esto, la “advertencia” de Luz y Fuerza durante la semana (que habrá cortes durante el invierno) es una posibilidad latente. Las demoras en el pago a los proveedores y una serie de fuertes tormentas durante el verano dejaron vacíos a los depósitos con insumo.

A diferencia de lo que cualquier cordobés de a pie cree, en el directorio de la Epec no le tiran el fardo a los empleados: personal no es el talón de Aquiles de la empresa. En los últimos dos años, la partida representó el 30 por ciento de las erogaciones corrientes. Fueron 801,7 millones de pesos en 2010 y 1.082 millones el año pasado. La cuenta arroja que cada empleado le demanda a la empresa 23.846 pesos (el salario de bolsillo es bastante menos).

....................................

¿Cuánto costará Pilar?

Como si se tratara de uno de los grandes misterios de la humanidad, el precio que la Provincia terminará pagando por la central Pilar varía según quién lea los números.

La licitación arrancó en 2007 con un precio de 210 millones de dólares. A los pocos días, ese concurso de precios se anuló y se convocó a otro, esta vez por 485 millones de dólares. En septiembre de 2007, Electroingeniería y Siemens se quedaron con la obra por 537 millones de pesos.

El 21 de febrero, Juan Schiaretti y el ministro de Planificación Federal, Julio de Vido, adjudicaron los trabajos.

Para pagarla, la Provincia se endeudó: con el Banco de Córdoba y con la Anses. Si no paga la empresa lo hace la Provincia, porque la coparticipación es la “garantía”.

Durante la semana, el gremio de Luz y Fuerza denunció públicamente que en la obra se pagaron “sobreprecios”. Lo mismo dice el vocal del Frente Cívico en el Ersep, Juan Pablo Quinteros. Para él, el precio final de la central será de 876,7 millones de dólares.

Desde el Gobierno provincial, señalaron una cifra similar: 800 millones de dólares.

De los sobreprecios, dijeron: “Las actuales autoridades de la empresa no revisarán los contratos. Esto es una tarea de la Justicia, si lo considera”.

Además, Electroingeniería cobrará otros 1.800 millones de pesos por el mantenimiento de Pilar durante ocho años.

Comentá la nota