Centrales obreras se unen contra el tope

Centrales obreras se unen contra el tope

Hugo Yasky, de la CTA de los Trabajadores, llamó a realizar una "jornada nacional de lucha". Hugo Moyano no contestó la invitación pero le advirtió al macrismo: "Si quieren ponerle un techo a las paritarias, vamos a hablar en otros idioma." Pablo Micheli, de la CTA Autónoma, llamó a "actuar en conjunto".

Los primeros 40 días en los que el sindicalismo se mantuvo a la expectativa de las medidas del nuevo gobierno a favor de los trabajadores terminaron. Tanto la Central de los Trabajadores Argentinos (CTA), de Hugo Yasky, como la de Pablo Micheli y la Confederación General del Trabajo (CGT) Azopardo, de Hugo Moyano, salieron a responderle al ministro de Trabajo, Jorge Triaca, por el intento de limitar los aumentos de salario a un 25 por ciento. "La pretensión de ponerle un techo a las paritarias es inaceptable. Si el gobierno entiende que tiene que definir por decreto que la paritaria no existe más en la Argentina es otra historia. Hay que sincerar ese tipo de decisiones", sostuvo Yasky.

El titular de la CTA de los Trabajadores llamó a una "Jornada Nacional de Lucha en todo el país, que se va a realizar a través de paros, movilizaciones, cese de actividades, asambleas en los lugares de trabajo, presencia en los lugares de trabajo del sector público" en algún momento de febrero, en colaboración con todas las centrales.

"Seguimos trabajando con los compañeros del MASA, seguimos en contactos con sindicatos de la CGT. En las provincias como Santa Fe y Mendoza, estamos avanzando en una coordinación", agregó el dirigente sindical, en referencia a la agrupación gremial dirigida por el metalúrgico Antonio Caló. Los encuentros entre la CGT caloísta y la CTA de los Trabajadores comenzaron a fines de diciembre y se prolongaron en un espíritu de acercamiento de cara al diálogo social que prometió el ministro de Trabajo y que nunca se realizó.

Yasky se solidarizó con los trabajadores del Estado, los metalúrgicos de Siam, de la construcción, a todos los trabajadores que no han cobrado salarios y la prisión de la dirigente tupaquera Milagro Sala.

Moyano, de la CGT Azopardo, también se mostró crítico con los dichos del macrismo, si bien pidió "un tiempo prudencial" para hacer una evaluación de sus políticas. "Si quieren limitar las paritarias, que lo digan y entonces empezamos a hablar en otro idioma, nosotros vamos a discutir aumentos en base a lo que creamos que es la inflación", afirmó el dirigente sindical, marcando distancia de Mauricio Macri. Sin embargo, no cerró todas las puertas, y dejó en claro que el punto decisivo serán las paritarias: "Hay una evaluación con gremios que estamos viendo y observando todo lo que está pasando para cuando llegue el momento ponerlo sobre la mesa".

El titular de la CTA Autónoma, Pablo Micheli, apuntó a los empleados que el gobierno macrista echó en todos los niveles de gobierno. "Tenemos que actuar de conjunto, exigir al gobierno que saque una ley o un decreto de necesidad y urgencia prohibiendo despidos por un año. En el caso del Estado, retrotraer la situación al 1º de enero, porque han hecho un desastre", analizó Micheli. "Me preocupa que no estemos en sintonía las centrales, cuando deberíamos estarlo, porque los despidos de estatales repercute en el área privada", criticó el dirigente.

Micheli también se quejó del aumento de la inflación y los límites a las paritarias, que calificó como un "retroceso absoluto". «

Piumato pide cautela

Para Piumato, este no es un año para que los trabajadores ganen. El secretario General de la Unión de Empleados de la Justicia de la Nación, Julio Piumato, justificó el retroceso en el poder adquisitivo de los trabajadores. “No es un momento para que los trabajadores saquen ventajas ante la situación delicada en la que está el país” advirtió el sindicalista, y agregó que “es un año para no ganar, pero tampoco para perder”, y reivindicó las paritarias libres. Para el referente de los judiciales, “la mejor forma” de discutir los aumentos salariales es que sea de manera semestral, “porque uno tiene la visión de lo que puede suceder” en el corto plazo,

Piumato también cargó contra los reclamos de los trabajadores del Estado contra los despidos: “hay que diferenciar a los que eran ñoquis de los que eran trabajadores”, y agregó que “no tenemos denuncias de despidos masivos”.

Comentá la nota