Las centrales opositoras ya discuten un paro de 36 horas

Las centrales opositoras ya discuten un paro de 36 horas

Es por si el Gobierno no accede a los reclamos. Sería a fines de abril e incluiría una marcha a la Plaza de Mayo.

“Yo diría que está más para el sí que para el no, pero vamos de a poco. No hay que comerse la cena en el almuerzo”, respondió con mucha cautela Hugo Moyano cuando le preguntaron por el nuevo paro que ya se menciona contra las políticas del Gobierno, de 36 horas y con movilización a Plaza de Mayo. En la conferencia de prensa de ayer para hacer un balance de la huelga, minutos antes el gastronómico Luis Barrionuevo había sido explícito en pronunciarse por el nuevo paro, apuntado para el 30 de abril.

En el salón Felipe Vallese del histórico edificio de la calle Azopardo, Moyano, Barrionuevo y Pablo Micheli, de la CTA Autónoma, se sentaron en el centro del estrado mientras la barra de Camioneros le dedicaba cantitos a la Presidenta. “Cristina decime que se siente, sacarle la plata al trabajador...” y desmentía la prudencia de su jefe: “Olé, olá, Plaza de Mayo se la vamos a llenar”.

Moyano mostró que tiene su cabeza muy puesta en Independiente. “Micheli, tiene un apellido ilustre”, bromeó al pasarle el micrófono, tras recitar la mítica delantera del Rojo en los 50, que todo hincha se sabe de corrido, “Micheli-Cecconato-Lacacia-Grillo y Cruz”. El jefe de la CTA opositora sonrió y enseguida volvió al tema: “También paramos por salarios dignos y aumento para los jubilados”, dijo contribuyendo al esfuerzo sindical para no quedar encasillados sólo en el reclamo de Ganancias.

A su turno Barrionuevo, fiel a su estilo, echó pimienta al asunto: se defendió de haber tratado de “rusito” al ministro Axel Kicillof, al que llamó “mentiroso”. Y al jefe de Gabinete, Aníbal Fernández, lo calificó de “lenguaraz”. “Vamos a seguir el plan de lucha por los 8 millones que están en actividad y los 4 millones de jubilados” que ganan menos de $5.500, prometió.

A los flancos del terceto estaban, entre otros, Gerónimo “Momo” Venegas (peones rurales), Abel Frutos (panaderos), Julio Piumato (judiciales), Juan Pablo Brey (Aeronavegantes), Ricardo Cirielli (personal técnico aeronáutico), Juan Carlos Schmid (Dragado) y Julio Fuentes (ATE nacional).

Hubo mensajes para la interna sindical. Moyano le dio protagonismo a Schmid, que habló por los gremios del transporte que hicieron punta con la huelga. Barrionuevo dejó en evidencia las fisuras en la CGT Balcarce al agadecer la “libertad de acción” que decidió la UOM de Antonio Caló.

Grandes ausentes -no se llevan con Moyano-, Roberto Fernández (UTA) y Omar Maturano (La Fraternidad). La prudencia del camionero respecto de un nuevo paro tiene que ver con estos gremios clave. “Moyano no va a perder el cálculo del apoyo del transporte”, dijeron en fuentes gremiales. “Pero Fernández está enojado con el Gobierno, no dejó salir ni cuatro colectivos para la foto”, observaron.

Los gremios del transporte no quieren perder iniciativa. El 14 de abril será el congreso de la CATT para formalizar el regreso de la UTA y La Fraternidad. Maturano quedará como número dos de Schmid. “El 14 vamos a dar a conocer un plan de lucha de los gremios de transporte si no hay cambios en Ganancias”, dijo Maturano ayer.

Julio González Insfrán (capitanes de pesca) expresó la “satisfacción” por el impulso que dieron los gremios del transporte al paro nacional. Avisó que en dos semanas paran gremios portuarios y marítimos de la Federación ante “la crisis del sector”.

Comentá la nota