El centro padeció un caos vehicular con las movilizaciones del mediodía

El centro padeció un caos vehicular con las movilizaciones del mediodía
Los automovilistas que circulaban por la ruta Nacional 3 e intentaron ingresar al casco céntrico pasadas las 12 de ayer debieron esperar más de media hora para avanzar. Además, se sucedieron embotellamientos en Moreno, Rivadavia y San Martín, con algunos choques en cadena incluidos.

Tres reclamos públicos confluyeron en el centro de Comodoro Rivadavia ayer al mediodía, generando un caos vehicular. En el acceso norte desde la ruta 3 se registraron demoras de media hora y más para ingresar al centro de la ciudad, mientras San Martín, Abásolo, Moreno y Güemes mostraban un tránsito colapsado.

La Agrupación Mosconi de ex trabajadores de YPF, los docentes nucleados en la Regional Sur de la Asociación de Trabajadores de la Educación de Chubut (ATECh) y los trabajadores de Salud del Hospital Regional hicieron públicos sus reclamos en simultaneidad de horarios, lo que repercutió severamente en el tránsito sobre el mediodía del primer día hábil de la semana.

El grupo de ex trabajadores de YPF se había concentrado a las 10 en la plaza de la Escuela 83, para movilizarse una hora después por San Martin hacia Abásolo, hacia las oficinas del Ministerio de Hidrocarburos de Chubut, cerca de Prefectura Naval. Allí se apostaron sobre la avenida Abásolo, cortando la salida hacia la zona norte por ruta 3 durante más de una hora. Recién levantaron dicho corte minutos después de las 13.

Tal marcha y su recorrido previo a paso de hombre por la principal arteria del casco generó demoras vehiculares en el momento en que trabajadores de ATECh también copaban la esquina de la misma San Martín y Güemes. Varias cuadras atrás, en la plaza de la Escuela 83, comenzaba la concentración de los trabajadores de la salud.

Ante tal esquema, el personal municipal de Tránsito diagramó dispositivos de urgencia y los automovilistas que circulaban por San Martín debieron tomar Moreno para salir del centro por Rivadavia o Yrigoyen. Idéntico era el panorama para los vehículos “trabados” en Abásolo con dirección norte, que tuvieron las dos calles mencionadas como único punto de escape.

Tal concentración determinó colas de más de media hora para ingresar al centro desde la zona norte, en función de la imposibilidad de bajar por Güemes o Moreno, y tampoco había esperanzas de retomar San Martín -literalmente taponada-, para buscar otras vías. Así, la congestión en Sarmiento volvió a dejar en evidencia la falta de algún semáforo previo a la intersección con España, única señal en la arteria.

El panorama, sumado a los desvíos previos que varios conductores provenientes de otros puntos de la ciudad debían hacer para ingresar al centro -en función de las interminables tareas de pavimentación y bacheo-, recalentaron los ánimos de los automovilistas, prácticamente al borde del estallido.

Ello determinó cruces verbales, choques menores, serios cuestionamientos a los mecanismos de reclamo, la nueva certeza de la necesidad de descentralización de entidades bancarias y organismos oficiales. Y sin dudas repercutirá también hoy en las visitas que recibirán las compañías de seguros por los múltiples choques en cadena, ya que si bien no fueron contabilizados por las dependencias de tránsito, resultó grande la cantidad de automóviles que salió ayer del centro con algún “toquecito”.

Comentá la nota