Ceramistas pararon y anunciaron continuar con medidas

Más de 500 trabajadores del sector ceramista de la provincia adhirieron ayer a las medidas de fuerza que el gremio viene aplicando en todo el país desde la semana pasada, en reclamo de un aumento salarial del 30%.
Enrique Miranda es el secretario general del Sindicato de Ceramistas de la provincia y contó que a partir del jueves pasado, día en que terminó la conciliación obligatoria del gremio con las cuatro cámaras empresarias a nivel nacional, fue declarado el estado de alerta y movilización en la mayoría de las fábricas de este sector del país. Allí se están realizando medidas de retención de tareas y se bloquean las puertas de los establecimientos para evitar las salidas de los sistemas productivos y el ingreso de algún tipo de insumo.

El gremialista precisó que la medida de fuerza es para reclamar por una mejora de salarios, en el marco de una negociación que ya tiene una dilatación muy importante. “Llevamos tres meses reclamando y esta cámara que es la que tiene alta tecnificación, que recibe el Repro -Programa de Recuperación Productiva- y también una serie de ventajas, es reacia a otorgar aumentos de salarios”.

Miranda explicó que “queremos consensuar un incremento que contemple la situación de desfasaje por la inflación, que tienen los salarios de los trabajadores” y que estimó que sería del orden del 30 por ciento.

El sindicalista dijo que “nos encontramos con un tozudez de parte de los empresarios del sector de fabricación de pisos y revestimientos, porque aducen situaciones difíciles”, aunque reconoció que “hay fábricas que pertenecen a la cámara de cerámica blanca, que hace platos, tasas, refractarios, y la cámara roja, que también se han acercado a los números que pedimos”.

La actividad ceramista se compone de cuatro cámaras: cámara roja, que hace los ladrillos para los muros y techos; pisos y revestimientos que hace pisos y porcelanatos; la blanca que hace la cerámica artística, platos, tasas; y la refractaria que fabrica caños, ya que todo lo que tiene arcilla en su elaboración corresponde al gremio de ceramistas.

En San Juan, la fábrica San Lorenzo cuenta con unos 300 empleados, y la actividad en total es de más de 500 trabajadores en la provincia, que dentro de la planta están realizando tareas a reglamento y con quite de colaboración y a partir de la cero hora de ayer, comenzaron a realizar un paro de 24 horas.

Por último Miranda advirtió que “si no hay solución, seguimos el día jueves con la misma medida” y el martes 10 y miércoles 11 harán un paro de 48 horas y luego será por tiempo indeterminado.

Comentá la nota