Cese de actividades con fuerte impacto en escuelas y hospitales de la Provincia

Cese de actividades con fuerte impacto en escuelas y hospitales de la Provincia
La medida de fuerza, encabezada por el gremio de auxiliares de la educación Soeme y trabajadores de la Salud Pública, llegó al 90% en amplias zonas de la región. Ya se analizan nuevas protestas. Lenta reacción oficial y pocas expectativas para solucionar la crisis de cara a las paritarias

La jornada de ayer en la Provincia estuvo marcada por el paro en escuelas y hospitales públicos, que contó con un alto acatamiento y dio muestras de que el conflicto por los salarios y las condiciones de trabajo recién comienza y no puede ser cerrado ni olvidado por decreto. En este sentido, Miguel Zubieta, secretario general del Sindicato de Salud Pública, lanzó un mensaje directo al gobiernador Daniel Scioli: “Si decide cerrar la paritaria por decreto, vamos a expresar nuestro repudio. Sería un mal ejemplo para el país, ya que quiere ser el futuro presidente de los argentinos. Sería una mala muestra al pueblo de su forma de actuar”.

En diálogo con Hoy, el dirigente gremial confirmó que “el balance es altamente positivo, ya que en la región confirmamos un acatamiento superior al 80% en 74 de los 78 hospitales”, llegando en muchos casos “al 90% de adhesión”. Además de un reclamo salarial cuyo piso “va a ser el que tenga la policía, de $ 8.500, pues nosotros también hacemos un servicio escencial y trabajamos todos los días. Desde 2006, siempre hubo igualdad entre enfermeros y oficiales de calle”, dijo Zubieta, aclarando que ahora la situación “cambió” por la presión ejercida por la policía semanas atrás.

Los trabajadores de la salud reclaman no sólo un salario digno, sino también “mejores condiciones laborales y el mejoramiento de las deficiencias edilicias”.

En este reclamó coinciden con el Sindicato de Obreros y Empleados de la Minoridad y la Educación (Soeme), quienes ayer también superaron “el 85 por ciento de adhesión” a la huelga, según confirmó a Hoy la dirigente Susana Mariño, quien además advirtió que “los trabajadores están cansados, y por eso también decididos a todo, a salir a las calles, a hacer oír nuestra voz y nuestros reclamos”. Escépita con el llamado a negociación paritaria realizada por la Gobernación para mañana, Mariño dijo que “lamentablemente, no tenemos ninguna expectativa ni esperanza, después de la propuesta salarial irrisoria que escuchamos a nivel nacional”, por lo que dejó en claro que “vamos a seguir insistiendo en que el aumento tiene que ser retroactivo a enero y de ninguna manera vamos a aceptar que el pago sea desdoblado, en cuotas”.

Finalmente, la dirigente de Soeme recordó que, además de un sueldo digno, se encuentran reclamando “condiciones de trabajo, porque no hay siquiera elementos de limpieza adecuados en las escuelas, o falta agua, o hay otras falencias que vienen desde hace tiempo pero que han empeorado en los últimos años”. “La gente está cansada”, finalizó, y ese cansancio, ese hastió por la situación y el silencio oficial, es lo que llevó a paralizar practicamente todo el sistema público en la Provincia durante el día de ayer.

Hoy paran los médicos

Luego de la huelga llevada a cabo ayer por el Sindicato de Salud Pública, los profesionales de la salud de los 78 hospitales y centros de salud bonaerenses iniciarán hoy un nuevo paro de actividades por 48 horas en reclamo de mejoras laborales y salariales, aunque aseguraron que asistirán emergencias.

A su vez, mañana los médicos que responden a la Asociación Sindical de Profesionales de la Salud (CICOP) participarán de una jornada provincial de lucha con concentración y movilización desde el obelisco. En el mismo sentido, impulsan un paro nacional para el 5 de marzo de la Federación Sindical de Profesionales de la Salud de la República Argentina (FESPROSA).

CICOP, que hoy inicia el séptimo paro en lo que va del año, exige al gobierno de Daniel Scioli un sueldo inicial de 10 mil pesos y denuncia “falta de insumos” en hospitales, además de protestar por los ya conocidos problemas edilicios.

Comentá la nota