Charo Alcire: “El convenio es una amenaza encubierta para mantenernos al margen de la protesta”

Si bien varias dependencias estatales trabajan desde hace semanas para dar forma a un convenio marco que el gobierno firmará -en forma individual- con las organizaciones sociales, no en todos los movimientos cayeron bien los términos y el contenido de ese acuerdo.
“El convenio es una amenaza encubierta para mantenernos al margen de poder salir a reclamar”, opinó Charo Alcire, del Movimiento Clasista Combativo (MCC).

Según dijo la propia ministra de Desarrollo Social, Beatriz Bogado, la base de esos acuerdos será una garantía de paz social. Es decir que mientras el gobierno promete cumplir con puntualidad sus obligaciones en la llegada de la asistencia social, las organizaciones deberán comprometerse a terminar con protestas y movilizaciones que impliquen trastornos para el resto de la sociedad.

“No hay garantías para sentarnos a firmar un acta acuerdo de esas características. Es extorsiva porque, en algunos artículos, indica que los movimientos que no firmen perderán los beneficios. No es inteligente pretender firmar una cosa así en este momento”, sentenció la dirigente social ante NORTE.

Fue más allá y consideró que “no hay condiciones para garantizar la paz social” en base a las medidas económicas que está tomando el gobierno nacional y en un contexto internacional de crisis. “La paz social se garantiza cuando cada uno tiene asegurado su sueldo y la tranquilidad de llegar a fin de mes y tener que salir a manifestarse para poder cobrar”, enfatizó.

Desconfianza

La líder del MCC recordó los tres meses de acampe en la plaza 25 de Mayo de Resistencia y aseguró que “el gobierno nunca cumplió con el acta que firmó”. “Podemos firmar muchos papeles y sentarnos muchas veces a hablar con funcionarios y hasta con el gobernador; pero después, en el medio de la crisis por la que atraviesa el país y las medidas que toma el gobierno, no hay condiciones para que desde ese lado se garantice lo acordado con las organizaciones sociales”, resaltó.

En ese contexto señaló, como contraste, que “el gobierno prioriza los acuerdos y promueve subsidios muy grandes y entrega de tierras”, pero “nosotros que somos el pueblo, que estamos en condiciones de precariedad, tenemos que salir a la calle para que nos escuchen”.

Asimismo, la líder del MCC reflotó el enérgico rechazo ya expresado contra la Ley Antiterrorista. “Tiene como objetivo meterle miedo al trabajador, al ambientalista, al vecino de barrio y a cualquiera que salga a la calle a manifestarse como única opción para que las autoridades lo escuchen”, subrayó.

“Vamos a seguir reclamando”

Por otra parte, y como representante de un movimiento que agrupa a precarizados del Estado provincial, Alcire ratificó la lucha para que todos pasen a planta permanente. “Queremos tener información y vamos a seguir reclamando para que todo esto no caiga en saco roto. Hay compañeros que hace 8 años trabajan con una beca o con programas de entrenamiento y llegan a cumplir funciones de alta responsabilidad en distintas dependencias”, trazó.

El malestar surgió tras las declaraciones del gobernador Jorge Capitanich, quien reflejó el viernes que sólo pasarán a planta los contratados de obra y servicios. “En el MCC tenemos 450 compañeros trabajando en distintos sectores de la Administración provincial, que desarrollan muy bien sus tareas, pero los están dejando de lado y no resuelven su situación laboral”, concluyó.

Comentá la nota