Choferes de ambulancias reclaman recategorización

Choferes de ambulancias reclaman recategorización
Los choferes de ambulancias de la provincia urgieron al gobierno provincial a abrir la paritaria sectorial pedida por la Asociación de Trabajadores del Estado para discutir un reclamo de larga data: la creación de una rama específica en la Ley de Carrera Sanitaria que reconozca las particularidades de su tarea. "Queremos que haya una jerarquización de nuestro trabajo", planteó uno de los conductores.
Choferes de ambulancia de toda la provincia viajaron ayer a Santa Rosa para brindar una conferencia de prensa en la cual dar a conocer la lucha que vienen desarrollando desde hace tiempo, que en los últimos años adquirió mayor intensidad. La conferencia tuvo lugar en la ATE, fue encabezada por el titular del gremio estatal, Ricardo Araujo, y contó con la presencia de los choferes Juan Domingo Arribillaga, Fernando Gameza, Antonio Bono, Horacio Belis, Sebastián Gallo, Héctor Nicola, Omar Paoletti y Omar Fiori.

La intención de crear la rama y otros reclamos vinculados a esta función está contenida en el pedido que hace más de un mes planteó la ATE de abrir una "paritaria sectorial" con el Estado provincial focalizada en éste y otros dos puntos. "Nos dicen que el expediente está avanzando pero nosotros no tenemos ninguna novedad", comentó Araujo, quien aseguró que "nos estamos poniendo un poco nerviosos" ante la falta de respuestas.

Según estimó el dirigente, los choferes de ambulancias suman unos 140 trabajadores aunque ese número no refleja la realidad ya que hay muchas personas que manejan vehículos sanitarios sin tener la capacitación ni el encuadre legal para hacerlo. Según indicaron, algunos son trabajadores de la Salud de otros sectores, también hay casos de personal municipal, policías, bomberos e incluso, empleados contratados en forma temporaria.

En la actualidad, los choferes revisten en la rama de Servicios Generales, un encuadramiento que no refleja la importancia de su función y que los expone a cambios arbitrarios de trabajo acorde al humor del responsable del sector. "En cualquier momento nos pueden bajar de la vehículo y ponernos como ayudante de cocina, como ya ha pasado", aseguró Héctor Nicola. "Lo que reclamamos es la jerarquización del sector, el reconocimiento a nuestra tarea y a las capacitaciones que hemos realizado", alentó.

En relación a la falta de reconocimiento y de apoyo de la parte empleadora, Omar Fiori comentó que hace seis años protagonizó un accidente de tránsito cuando hacía un traslado a Río Cuarto y en vez de contar con un apoyo legal de parte del Estado provincial, se encontró "totalmente abandonado" y debió costear por su cuenta un abogado que lo defendiera del juicio en el que se vio envuelto.

Estresante.

Antonio Bono, uno de los impulsores del reclamo, señaló que en el interior de la provincia la situación reviste una gravedad mayor ya que los choferes están prácticamente a disposición las 24 horas y sólo les pagan 5 guardias al mes. "Es una situación esclavizante y de muchos estrés", sostuvo. Este estrés justifica, a su vez, otro pedido de los trabajadores: el reconocimiento del desgaste físico y emocional que tiene esta función, un hecho lo que les permitiría acceder a jubilaciones anticipadas.

"Nuestro reclamo no es nuevo, viene de la época en que Rubén Marín era gobernador", recordó Bono. "Nuestro trabajo nos obliga a cumplir varias funciones, desde camillero hasta auxiliar de enfermería, pero no nos reconocen nada de eso, y ni siquiera nos pagan las guardias que hacemos", reiteró.

A manera de conclusión, todos alentaron la esperanza de que el gobierno provincial deje de dilatar las cosas y abra la paritaria sectorial en breve. "Ya debería estar hecha la convocatoria", planteó Araujo.

Una grave denuncia

Entre varias anomalías que se señalaron en la conferencia de prensa, descolló la que asegura que algunas ambulancias son utilizadas para el transporte de personas fallecidas, algo que está prohibido por los riesgos sanitarios que implica. "Una cosa es cuando el paciente muere durante el viaje, pero muy distinto cuando en la Guardia decretan la muerte del paciente y te obligan a cargarlo en la ambulancia, como si fuera una 'morguera", indicó uno de los presentes. "Imaginemos que en pocos minutos hay que trasladar un niño que va a ser operado, es muy peligroso". Esta situación está ocurriendo en especial en el hospital Lucio Molas de Santa Rosa, aseguraron los entrevistados.

Comentá la nota