Choferes amenazan con paralizar otra vez el servicio de larga distancia

Choferes amenazan con paralizar otra vez el servicio de larga distancia
El Gobierno busca hoy nueva foto con la construcción y los gremios ferroviarios por aumentos del 24%, pero sigue complicada la negociación por la suba de 23% de la UTA

Mientras crece el entusiasmo oficialista por sumar más gremios a los acuerdos salariales por debajo del 25%, el Gobierno debe afrontar la amenaza de un nuevo paro de choferes de ómnibus de larga distancia, si es que fracasan los intentos para lograr que las empresas convaliden y paguen este mes el incremento salarial del 23% impuesto por el Ministerio de Trabajo hace 15 días.

El conflicto en el transporte de larga distancia puede volver a activarse si los empresarios del sector siguen negándose a cumplir con el alza salarial, que la cartera que conduce Carlos Tomada planteó como salida a un paro, a principios de mes, que se extendió por cinco días y generó un verdadero caos y perjudicó a miles de pasajeros que se quedaron varados en Retiro y otras terminales del país.

En Trabajo, se intenta por estas horas darle una salida a ese conflicto, cuando se termina el compás de espera al que había accedido la Unión Tranviarios Automotor (UTA) durante la huelga. Si esas gestiones no avanzan hoy, los choferes podrían dictar un nuevo paro por tiempo indeterminado, que complicaría con crecer los festejos que el oficialismo prepara para este sábado, 25 de mayo, en el que se cumplen 10 años de la asunción como presidente de Néstor Kirchner. La amenaza de esa medida solo se disolvería si aparece la garantía de que los empresarios del sector pagarán en tiempo y forma un alza salarial que los dueños de los ómnibus recalcaron varias veces que no pueden afrontar sin una asistencia financiera de parte del Estado.

La huelga de los micros de larga distancia podría opacar una nueva rúbrica en la Rosada y con la presidenta Cristina Fernández como anfitriona, de acuerdos paritarios similares a los siete que se publicitaron el miércoles pasado.

La intención sería que hoy Cristina reciba a los gremios de la construcción, que lidera Gerardo Martínez, y a los ferroviarios, para sumarlos al corset de 24% promedio de suba salarial. Ambas ramas suman más de medio millón de trabajadores.

La paritaria de la construcción ya se definió ayer con un aumento de 24% en dos tramos (18% desde junio y el 6% restante desde septiembre) más el pago de dos sumas fijas no remunerativas, con lo que redondeará una mejora del 24,8%, según los cálculos de la Uocra. En tanto, los ferroviarios seguían negociando en torno a un alza de 23% en una sola cuota y lo que restaba definir era la forma en que se abonará el retroactivo del aumento correspondiente a marzo, abril y mayo.

Comentá la nota