Choferes de Ciudad de Córdoba quieren estar juntos en Ersa

Choferes de Ciudad de Córdoba quieren estar juntos en Ersa

Choferes de Ciudad de Córdoba sólo aceptarán el pase del personal a Ersa. De lo contrario, el viernes no garantizarán el servicio.

Unidos o se viene el lío, así preanunciaron los choferes de Ciudad de Córdoba lo que será el próximo viernes si la Municipalidad no les garantiza que los 830 colectiveros pasen a ser empleados de Ersa, en lugar de quedar divididos entre las tres transportistas.

Desde este fin de semana, los funcionarios de la Secretaría de Transporte municipal analizarán el esquema para que se dé continuidad a todas las líneas de los 20 y 70 sin modificaciones en los recorridos, pero con un reparto de los corredores entre Ersa, Coniferal y Autobuses Santa Fe.

Pese a que habrá un impasse estos días por parte de los choferes, que prometieron no realizar medidas de fuerza y cumplir con los recorridos de Ciudad de Córdoba, la situación se tensará si antes del viernes la Unión Tranviarios Automotor (UTA) no consigue que todos los choferes pasen a ser empleados de una sola transportista. En este caso, las bases pidieron quedar en manos de Ersa porque fue la otra empresa, que al igual que Ciudad de Córdoba, había comprado los pliegos para quedarse con las líneas 20 y 70.

Osvaldo Diani, uno de los nueve delegados de Ciudad de Córdoba y principal defensor hasta la semana que pasó para que no se le quitara la concesión a esta transportista, desde las últimas horas pidió que sea Ersa la nueva empleadora y anticipó que los días se vendrán con medidas de fuerza si la Municipalidad no da marcha atrás con la idea de repartir empleados.

“Queremos la tranquilidad para la gente porque el señor intendente trata de formalizar una Unión Transitoria de Empresas (UTE), pero no se lo vamos a permitir que divida al personal”, adelantó el delegado. Y así como días antes realizaban medidas de fuerza para que se quede Ciudad de Córdoba, ayer los delegados dijeron que las bases quieren irse a Ersa como indica el pliego, la segunda empresa que se presentó para manejar esas líneas.

“Ya está Ciudad de Córdoba, que se respete el pliego y estamos todos unidos en una empresa y que no nos dividan”, insistió Diani. “Yo defiendo la fuente de mis compañeros”, agregó. Para los empleados, Mestre deberá enfrentarse ahora con ellos porque no saldrán a trabajar en coches de Autobuses Santa Fe y de Coniferal. 

El secretario general de la UTA, Alfredo Peñaloza, ratificó ayer cada una de las acciones de los delegados y que la postura unánime que aceptarán es el pase de empleados a una sola empresa, en este caso Ersa.

“Que se mantenga a los compañeros, que no sean separados es el pedido de la UTA”, dijo el sindicalista, adelantando lo que podrían ser agosto. 

Por ahora, los choferes consiguieron que la Municipalidad les abone con fondos de todos los cordobeses a los empleados de Ciudad de Córdoba 1.100 pesos de un retroactivo y 750 como anticipo salarial de agosto (ver ¿Cuánto cuesta?)

¿Cuánto cuesta?Las imprevisiones, la falta de cintura para manejar un cambio en el transporte que todos los días tiene de rehenes a unos 300 mil usuarios quedaron a la vista también con el apartamiento de Ciudad de Córdoba por parte de la Municipalidad. El mismo intendente Ramón Mestre, que asumió diciendo que no subsidiaría a las empresas, hoy inyecta fondos para que la prestación no se caiga. Para sostener en lo que resta a Ciudad de Córdoba, sacará de los fondos municipales más de 2 millones de pesos.

Ayer frenó a los choferes con el depósito de unos 913 mil pesos (1.100 por empleado) para pagar un retroactivo y el lunes les abonará 622 mil (750 por chofer) como adelanto del sueldo de agosto. La única alternativa que le quedaba para que los usuarios tuvieran servicios y UTA no amagara con paros.

........................................................................................................................................

Opinión

Cambios de opinión, en menos de 10 días

Los grupos de delegados de Ciudad de Córdoba que defendían hasta con medidas de fuerza y protestaban frente a la Municipalidad para que no le quitaran la concesión a esta empresa, hoy cambiaron de discurso. Pasaron días enteros de julio diciendo que Ersa estaba detrás de quedarse con Ciudad de Córdoba y se pusieron a defender a la patronal. Pero hoy son los mismos que quieren que los 830 trabajadores sean empleados por Ersa. ¿Por qué cambiaron? Porque avizoraron que la firma correntina es la única que podrá tener los colectivos y sostener a todo el personal. Están convencidos de que Mestre tiene una aceitada relación con Ersa, pese a que la denunciaron, y ante el temor de perder las fuentes de trabajo, el discurso cambió. Si Mestre se rige por los pliegos, como indica, Ersa sería la segunda en espera de quedarse con el servicio. Pero, ¿por qué no lo respeta y quiere dividir al personal en tres prestatarias? Tal vez lo mal parado que quedó ante la opinión pública por su viaje a una fiesta de Ersa lo haya hecho no darle hoy todo a la firma correntina. Lo seguro es que los choferes aceptarán el pase sin paros si son trabajadores de Ersa. Una pulseada que se dará en estas horas.

Comentá la nota