Choferes endurecen posición: si paga con dinero, no hay boleto

Ayer hubo una audiencia en Trabajo donde representantes de la UTA le solicitaron a autoridades municipales y a la empresa Siemens que se modifique el sistema de emisión del boleto. Piden anular de las máquinas la posibilidad de imprimir el comprobante de pago cuando un pasajero abone con efectivo.
Eliminado totalmente el cospel del sistema de transporte urbano de pasajeros y aun cuando es muy alto el porcentaje de usuarios que ya utiliza la tarjeta sin contacto, los choferes de la ciudad de Córdoba aseguran que siguen los inconvenientes y las demoras por el pago con dinero en efectivo. Para evitar esa situación, ayer en una audiencia en la Secretaría de Trabajo a la que fueron convocadas autoridades municipales y representantes de la empresa Siemens, los trabajadores nucelados al gremio de la UTA exigieron que las máquinas que emiten el boleto en cada colectivo, sólo lo hagan si el usuario pasó por la lectora su contactless. Con esto, piden que se anule de esos aparatos la posibilidad de imprimir el comprobante de pago cuando el pasajero abone con dinero. De esa manera, ya no queda a voluntad del chofer aceptar o no que el usuario pague con efectivo; directamente será la misma máquina la que no podrá otorgar un comprobante de viaje ante esa situación. Cabe recordar que desde siempre, fueron los mismos conductores los que se negaron a manipular dinero ya que, en varias oportunidades, se produjeron asaltos violentos a bordo de las unidades.

En la reunión de ayer, se fijó una nueva fecha de audiencia prevista para el 28 de marzo, cuando los trabajadores del volante esperan tener una respuesta favorable a su reclamo que, aseguran, lleva varios meses en carpeta. El pedido fue receptado por el municipio a través de la Subsecretaría de Transporte y también por miembros de Siemens, empresa concesionaria del servicio.

Según denuncian los choferes, las máquinas no funcionan bien, son lentas y se rompen a menudo. Todas situaciones que generan inconvenientes con el usuario y que implican que en reiteradas ocasiones el ómnibus no pueda seguir con su recorrido habitual, con el consecuente impacto que esto genera en las frecuencias.

Conjuntamente al requerimiento de que el boleto sólo salga si se abona el viaje con tarjeta, la UTA reclamó también la apertura de nuevas bocas de expendio y recarga de los plásticos, ya que aseguran aún persisten los inconvenientes en muchos barrios de la ciudad. Por otro lado, puso plazo para el cambio de todas las máquinas instaladas en las unidades. No obstante, entre los choferes mantienen la tesis de que la empresa concesionaria no está dispuesta a invertir dinero mientras sigan las negociaciones con el municipio cordobés.

Comentá la nota