Choferes de Ersa y Autobuses en alerta por vacaciones impagas de 2013

Choferes de Ersa y Autobuses en alerta por vacaciones impagas de 2013

Se trata de 85 trabajadores de la ex Ciudad de Córdoba, a los que aún no se les liquidaron las vacaciones de 2013. UTA le reclama al municipio.

Los trabajadores de las empresas de transporte Ersa y Autobuses Santa Fe representados por la UTA, advirtieron sobre posibles medidas de fuerza para los próximos días si es que no se liquidan las vacaciones correspondiente al período 2013.

Desde hace algunas semanas, las autoridades del gremio reclaman por 85 trabajadores de la ex Ciudad de Córdoba que esperan el pago de ese ítem que, según sostienen, le corresponde abonar a la propia Municipalidad de Córdoba, tal como se comprometió durante el proceso de traspaso de empleados. Serían unos 800 mil pesos en total los necesarios para cancelar las vacaciones del año pasado. 

Según el gremio, ese punto también estaba contemplado en los compromisos salariales asumidos ante el Ministerio de Trabajo por la comuna en el mes de agosto cuando Ciudad de Córdoba dejó de prestar servicios en el esquema urbano. Cabe recordar que como la empresa saliente argumentó no tener fondos para pagar salarios, la gestión del intendente Ramón Mestre se hizo cargo y, para frenar cualquier intento de paro,  pagó los sueldos de julio a los choferes que pasaron a ser empleados de la correntina Ersa y la santafesina Autobuses. Sobre esa transición, el concejal Esteban Dómina había estimado en casi 40 millones de pesos el gasto del municipio, mientras que el secretario de Transporte, César Ferreyra, desmintió esa cifra y dijo que la erogación fue menor a los siete millones. “La Municipalidad puso por Ciudad de Córdoba unos 6.780.383 pesos que serán reclamados cuando se abra el concurso preventivo”, indicó el funcionario cuando fue interpelado en el Concejo Deliberante hace algunas semanas. 

Lo cierto es que el viernes pasado hubo una nueva audiencia en la cartera laboral de la provincia pero como no asistió nadie en representación de la Municipalidad, la reunión se pasó para mañana. El gremio alertó que de no obtener ninguna respuesta sería inminente la concreción de una medida de fuerza para esta semana. Trascendió que el propio Juan Carlos Romero, propietario de Ersa, podría adelantar el dinero a los choferes y luego cobrárselo al municipio. 

Esta situación generó mucho malestar entre los trabajadores quienes presionan a la conducción de UTA para que decrete una medida de fuerza. Y en rigor de verdad, las presiones de las bases juegan un rol importante puertas adentro del sindicato ya que, en menos de dos meses, habrá elecciones generales y el actual secretario general, Alfredo Peñaloza, buscará retener el cargo.  

Comentá la nota