Los choferes de la línea 60 se declararon en asamblea permanente por despidos

Los choferes de la línea 60 se declararon en asamblea permanente por despidos
Los choferes de la línea 60 de colectivos, que cumple recorridos desde Constitución y Tigre e Ingeniero Maschwitz, se declararon en estado de asamblea permanente, que comenzará a regir mañana, ante una situación de "despidos arbitrarios" y para exigir reivindicaciones laborales.
Uno de los delegados de los trabajadores, Esteban Simonetta, aseguró hoy que la intención de la protesta es "no afectar" la normal circulación de los colectivos para evitarles inconvenientes a los pasajeros.

Las asambleas de los trabajadores comenzarán a primera hora de la mañana del lunes en las estaciones cabeceras, ubicadas en Constitución, Tigre e Ingeniero Maschwitz, indicó el dirigente gremial en diálogo con DyN.

Al respecto, Simonetta abrió la posibilidad de que si la empresa MONSA, propietaria de la línea, no accede a un acuerdo en torno de los reclamos, las medidas de fuerza seguirán con un "quite de colaboración" o el traslado "gratis de los pasajeros" y, eventualmente, un paro, aunque aseguró que procurarán evitar esta medida extrema.

Los trabajadores rechazan "el despido arbitrario de cuatro trabajadores", tres de los cuales tenían "problemas de enfermedad", afirmó Simonetta, motivo por el que se encontraban cumpliendo "tareas livianas", algo que la empresa había aceptado ante el Ministerio de Trabajo, afirmó.

Por otra parte, exigieron que la Comisión Nacional de Regulación del Transporte (CNRT) que evite las "modificaciones en la diagramación" de los recorridos que impusieron los empresarios, ya que implican que, "donde tienen que salir 54 unidades por hora de la cabecera de Constitución salen 26", aseguró el delegado.

Esta situación ocasiona "el malestar de los pasajeros contra los choferes que no somos los que tomamos las decisiones", advirtió.

Además, sostuvo que la línea 60 fue autorizada a que un grupo de los colectivos que antes llegaban a Escobar, Ruta 9 y Ruta 27, ahora puedan finalizar el recorrido en Puente Saavedra, antes de cruzar a provincia de Buenos Aires.

Esto implica que se está "beneficiando al empresario y perjudicando al usuario, porque produce un aumento encubierto en el dinero de los contribuyentes en subsidios", señaló Simonetta, porque quienes deben seguir más allá ahora se ven obligados a tomar dos colectivos.

Finalmente, exigieron el pago de deudas con los inspectores de la línea que fue aceptado por la empresa meses atrás pero aún no ha cumplido, y criticaron porque hubo un "cambio repentino y contradictorio del Ministerio de Trabajo" en ese sentido.

Comentá la nota