Los choferes de la UTA paralizan otra vez el servicio en Córdoba

Los choferes de la UTA paralizan otra vez el servicio en Córdoba

La medida comenzó a las 0. Trabajo decretó la conciliación. El gremio no la acató. Reclaman diferencias en el pago de salarios.

Los choferes del transporte urbano de pasajeros de Córdoba paralizan hoy el servicio por 24 horas en reclamo de diferencias en el pago de salarios.

La conducción de UTA decidió no acatar –una vez más– la conciliación obligatoria que dictó el ministro de Trabajo provincial y candidato a viceintendente de Córdoba, Adrián Brito.

La medida de fuerza, que deja sin servicio a los usuarios del transporte urbano, fue anunciada el lunes por el gremio de los choferes.

UTA se plantó, como ya lo hizo otras veces, ante la autoridad laboral provincial y desoyó el llamado oficial a deponer el paro y continuar con las negociaciones abiertas para intentar destrabar el conflicto.

De hecho, durante la tarde el propio Brito, más representantes de la Municipalidad, de la Fetap y del propio gremio se enfrascaron en una reunión que se extendió por más de cinco horas, aunque la misma no arrojó resultados positivos.

Al término del ese encuentro, se desencadenó una secuencia repetida en este tipo de conflictos.

El titular de UTA, Ricardo Salerno, oficializó que no hubo acuerdo, que los trabajadores se consideraban en libertad de acción para iniciar medidas de fuerza y que quedaba ratificado el paro desde la medianoche y por 24 horas.

La respuesta de Trabajo fue la declaración casi inmediata de la conciliación obligatoria, para tratar de descomprimir un poco y sentarse nuevamente a dialogar.

Primero los choferes no se dieron por aludidos, al no haber recibido la notificación correspondiente, pero luego oficializaron su posición definitiva.

“Ratificamos el paro y rechazamos la conciliación”, dijo sin vueltas Julio Díaz, vocero de la UTA, poco después de 
las 21.

Desde el Ministerio de Trabajo, colaboradores de Brito dejaron trascender que estaban evaluando “nuevas medidas” y se especulaba incluso con una inminente declaración de ilegalidad.

Números

El conflicto se generó a partir del cobro de un retroactivo acordado en el marco de las últimas paritarias de UTA, que se firmaron en Buenos Aires el pasado 30 de junio, con un aumento del 27,8 por ciento retroactivo a enero.

Justamente el pago de ese retroactivo abrió diferencias de interpretación por cómo se aplicaba en Córdoba, respecto de lo resuelto en Buenos 
Aires.

Mientras los empresarios consideraban que se trata de una suma fija no remunerativa que promedia los 1.400 pesos por chofer, desde UTA afirman que ese monto es remunerativo y que también deber incluir la antigüedad.

Ya la semana pasada, ante otra amenaza de paro del gremio, hubo reuniones entre las partes y se firmó un acta en Trabajo por la cual los empresarios reconocieron el pago de la antigüedad, lo que elevó de 1.400 pesos a 2.220 pesos cada cuota del pago del mencionado retroactivo.

Desde la UTA tienen otra mirada y siguen reclamando por unos 700 pesos de diferencia por cada chofer.

Esa posición activó duras críticas de Fetap, que a través de Gustavo Mira caracterizó al gremio como “una maquinaria maquiavélica” que corre permanentemente el arco de las negociaciones.

El empresario dijo que Fetap pedirá que se vuelva a foja cero la negociación y se remita al acta original de la paritaria, sellada en Buenos Aires.

Comentá la nota