Con una choripaneada, los municipales transitaron la cuarta jornada de paro

Con una choripaneada, los municipales transitaron la cuarta jornada de paro

En medio de un conflicto que aún no presenta una salida, los trabajadores del Hospital y de otras áreas cumplieron ayer con la cuarta jornada de paro, que coincidió con la decisión de duplicar las horas durante las que se suspenderán las actividades, por turno, hasta tanto se alcance un acuerdo.

Y en una muestra de la vigencia del reclamo, el Sindicato de Trabajadores Municipales propuso una choripaneada que reunió a empleados de distinto sectores.

En tanto, mientras elabora una alternativa, el Ejecutivo insistió con la “interesante” segunda propuesta que elevó a la comisión directiva del gremio hacia comienzos de semana.

En ese marco se prevé para hoy un nuevo acercamiento entre las partes, para retomar la discusión tras suspender la reunión que estaba prevista para este miércoles.

Acusaciones

El sindicato volvió con sus particulares métodos de protesta. Esta vez la movida tuvo lugar al mediodía en la plazoleta del Hospital de Niños “Dr. Debilio Blanco Villegas”, en un punto que permitió la presencia de empleados del Sistema Integrado de Salud Público y de otras reparticiones.

Así, se improvisó un espacio para la cocción y un puesto de entrega de choripanes en horas del mediodía, mientras se desarrollaba el paro de actividades.

Al respecto el secretario de organización, David Marconi, definió que la manifestación tuvo por objetivo visibilizar la protesta que se inició este lunes tras rechazar a mediados de la semana pasada el primer ofrecimiento salarial del Ejecutivo.

En conjunto, y “cuidando todo” el lugar, decidieron “hacer unos choripanes en esta primera jornada de cuatro horas de paro” y que sumó el acatamiento de más personal.

Por otro lado Marconi citó una serie de episodios que tuvieron lugar en las últimas horas. Así, ratificó que se mantiene la atención en los hospitales y que “los servicios de urgencias y las guardias se están manteniendo en el Hospital y aquél que los requiera será atendido como corresponde”.

Citó el “alto acatamiento” de la medida de fuerza pero que “no vamos a boicotear el paro; sabemos cuál es la responsabilidad que tenemos”, ratificó.

También denunció la “innecesaria” cantidad de móviles policiales que se envió al Cementerio durante la manifestación de ayer por la mañana en la rotonda de la avenida Brasil. “Son trabajadores, no delincuentes”, dijo con molestia frente a lo sucedido.

Luego criticó el accionar del vicepresidente del Sistema de Salud, Darío Pretti, que “una vez más llamó a coordinadores, jefes, para informarles la propuesta y en respuesta les dijeron que la decisión de rechazarla había sido en conjunto y que tenían más que claro lo que significaba”.

“Son situaciones que molestan”, admitió. En su lectura Marconi consideró que estas acciones buscan “debilitar” al sindicato “y este alto acatamiento que hemos tenido con la medida”.

El Ejecutivo defendió la segunda oferta salarial

La segunda propuesta salarial derivó en un rechazo de parte del Sindicato de Trabajadores Municipales. Sin embargo el Ejecutivo no se quedó con la negativa, llamó a reconsiderarla y a evaluar nuevamente la presentación.

En diálogo con este Diario el secretario de Gobierno, Oscar Teruggi, defendió la oferta, a la que calificó de “interesante” para los trabajadores. Como se informó, el último ofrecimiento mantiene la modalidad de paritaria desdoblada con una actualización en los haberes del 15 por ciento a partir del 1 de febrero para la primera parte del año e incorporó una suma fija no remunerativa y no bonificable de mil pesos desde marzo a junio, y el compromiso de retomar a mitad de año las negociaciones con un piso del 13 por ciento para el segundo semestre.

En su explicación el funcionario subrayó que para el primer semestre la suba representaría un 35 por ciento de incremento para las categorías más bajas, de la 1 a la 9, que se desprende del 15 por ciento inicial y la suma fija de mil pesos que impacta en un 20 por ciento en el básico de ese grupo.

“No es lo que el sindicato solicita”, admitió, pero resaltó que con esta propuesta “el trabajador percibirá un 35 por ciento de aumento, es decir, el 20 que significan los mil pesos no remunerativos y no bonificable y el 15 al básico”.

En tanto, para las categorías 10 a 12 representaría entre un 32 a un 30 por ciento de aumento y de la 12 en adelante un 25 por ciento aproximadamente.

“Es una muy buena propuesta y a lo que nosotros de máxima nos podemos acercar”, insistió Teruggi, que además apuntó que para el segundo semestre la discusión partirá “de un 28 por ciento”, que se desprende de la suma del 15 inicial y del 13 comprometido como base para retomar las negociaciones con vistas al segundo tramo del año.

Desde la organización gremial alertaron sobre el mecanismo ya  que incorporar una suma fija -que no incide sobre el básico- como porcentual es “un poco mentiroso”, confiaron, pese a que destacaron la “mejora sustancial” con respecto al primer acercamiento.

A su vez justificó que el pedido del 35 por ciento al básico que reclamó la organización que lidera Roberto Martínez Lastra “después se multiplica por lo que implican las bonificaciones”, y eso representa “una suma de dinero que no tenemos”.

Lamentó la rapidez con que fue descartada la oferta elaborada por el Municipio y que “no se consideró en absoluto en algunas áreas”.

Para finalizar, y a la espera de un nuevo acercamiento que tendrá lugar hoy, admitió que trabajan en la elaboración de otra alternativa, siempre “dentro de la misma masa de dinero disponible”, pero que no diferirá demasiado de lo presentado.

Comentá la nota