CICOP presentó una denuncia en la Fiscalía ante irregularidades en el Hospital

El sindicato de profesionales hizo la presentación a partir de las denuncias públicas contra un grupo de enfermeros y por la destrucción de aparatología del centro de salud. Estiman que estos daños intencionales oscilan los 400.000 pesos.

La Asociación Sindical de Profesionales de la Salud de la Provincia de Buenos Aires CICOP realizó una presentación en la Fiscalía a partir de las denuncias públicas iniciadas contra un grupo de enfermeros de la Terapia Intensiva del Hospital Municipal y la destrucción de aparatología del centro de salud.

A partir de las versiones periodísticas publicadas por este medio sobre la existencia de irregularidades entre personal de la salud pertenecientes al área de la Unidad de Terapia Intensiva (UTI), desde CICOP "nos propusimos informarnos en forma directa, para lo cual iniciamos conversaciones con los involucrados y también intentamos hacerlo con las autoridades del Hospital".

Por eso, accedieron a documentación donde la jefa de esa unidad, Dora Inés Lacaze, denunciaba ante el presidente del Colegio de Médicos del Distrito V, Miguel Rosso, "que desde el mes de marzo de 2013 y a raíz de la solicitud de pase del servicio de un enfermero por mal desempeño de sus funciones, comienza una sucesión de denuncias cruzadas, que en algún caso llegaron a los medios de prensa, pero que no fueron solucionadas". Allí, Lacaze denuncia la "caída de la cama de dos pacientes con lesiones varias, producidas por falta de cuidado del personal de enfermería turno mañana y que posteriormente al regresar de su licencia, (última quincena de julio) encontró los microprocesadores importados destruidos (las pantallas líquidas cortadas con cutter) así como también un monitor multiparamétrico que tenía una trompada en la pantalla líquida, cajas desaparecidas, la carpeta en la computadora donde guardaba documentación importante también había desaparecido. El valor estimado grosso modo de estos daños intencionales es de 400.000 pesos".

Esto, según afirmaron desde CICOP a partir de un comunicado de prensa, fue informado al director del Hospital, Osvaldo Giordano, quien a su vez "informó a la Secretaría de Salud, que finalmente optó por iniciar sumario a la denunciante, reclamándole la renuncia".

En otra nota fechada el 15 de noviembre y firmada por nueve médicos del Hospital dirigida al los doctores Giordano y Re y al secretario de Salud Dr. Alberto Luccón, denuncian que desde el mes de marzo vienen padeciendo "actitudes deletéreas hacia el servicio por parte de personal de enfermería del turno mañana de la UTI. Entre ellas enumeran, todo tipo de confrontaciones, falta de compromiso con la atención, dilación en las tareas, inasistencias reiteradas e indican que de proseguir esta situación, está en riesgo la continuidad de su labor en esa Unidad".

Además, según sostuvieron desde CICOP, analizaron los comentarios dejados por los lectores en este medio, donde quedó de manifestó "un clima hospitalario inadecuado donde el conjunto cobra una dimensión que nos preocupa, indigna y nos lleva a pensar que la conducción técnica de toda el área de Salud, ha sido al menos deficiente".

En ese contexto, desde el sindicato expusieron que "creemos que es posible existencia de actos de sabotaje al equipamiento y sustracción de documentación (ambos de índole penal) no denunciada ante la Justicia, constituye un incumplimiento de los deberes de funcionarios públicos, tanto por parte de la Dirección del Hospital como del secretario de Salud Municipal, y que éticamente involucra a todos aquellos que habiendo tomado conocimiento de estos hechos, simplemente miraron hacia otro lado, sin pensar siquiera que alguno de los pacientes caídos de la cama en la UTI podría haber sido un pariente suyo y menos que hasta ellos mismos pudieran llegar a serlo en una próxima oportunidad", denunciaron a través de un comunicado.

Por eso, solicitaron a la Fiscalía de turno que "tome cartas en el asunto ya que está en juego la salud de la población, pidiendo que se investiguen a fondo las responsabilidades por los actos de vandalismo y robos denunciados y porque creemos que no puede continuar la tolerancia de los funcionarios frente al accionar de quienes poniendo por delante sus intereses personales, descuidan su labor y, además, ocasionan daños al equipamiento tecnológico del Hospital, que es donde se atienden los sectores menos favorecidos de nuestra sociedad".

Comentá la nota