Cierran la puerta a la unidad sindical

Con críticas a Caló, Pablo Moyano descartó una CGT unificada
Duró poco la ilusión. El camino que llevaba a la unidad sindical ayer se bloqueó. Pablo Moyano, secretario adjunto del gremio de los Camioneros, les puso punto a final a las negociaciones entre la CGT oficialista y la Central que lidera su padre, Hugo. "Lamentablemente, no hay posibilidades, hoy por hoy, de realizar la unidad", dijo Pablo Moyano.

El camionero además cuestionó al titular de la UOM, Antonio Caló, porque "hace tiempo vienen acompañando las políticas del Gobierno".

Los dichos de Moyano hijo confrontaron con el apoyo que brindó su padre al metalúrgico hace dos semanas, luego de que la presidenta Cristina Kirchner lo retara en público en un acto oficial por decir públicamente que "a la gente no le alcanza para comer". En ese momento, desde el entorno del camionero consideraron que las críticas presidenciales y la coyuntura económica aceleraban la negociación para intentar buscar coincidencias. Los moyanistas, incluso, hasta se entusiasmaron con la posibilidad de un encuentro entre los sectores. Pero nada de esto prosperó. El impulso inicial se apagó rápidamente y ayer volvieron a expresarse las diferencias.

En declaraciones radiales, Pablo Moyano también cargó contra el gobierno nacional y anticipó que no aceptarán límites en las negociaciones salariales: "Con la inflación galopante que hay, con el impuesto al trabajo, con el no pago de las asignaciones familiares, es imposible poner un techo a las paritarias".

A la hora de hablar de números, anticipó: "En junio vamos a salir muy fuerte a pedir un 35 por ciento. El robo que nos hace el Gobierno a través del impuesto al trabajo, que nos quita parte del salario, y el no pago de las asignaciones familiares a los hijos de los trabajadores, vamos a pedir esa cifra. Es bastante serio lo que vamos a pedir".

El recalentamiento de la interna sindical se dio un día después de que la CTA disidente, que dirige Pablo Micheli, anunciara la realización de dos paros para el 5 y el 12 de marzo. En ese sentido, sobre los reclamos, Moyano dijo que no descartan "pedir el adelantamiento de las paritarias", porque la última cuota del aumento salarial del último año, que cobraron en marzo, "ya se la comió la inflación".

En diálogo con radio Vorterix, el hijo del titular de la CGT Azopardo se refirió al nuevo Índice de Precios al Consumidor (IPC) de alcance nacional que presentó el Gobierno y que sinceró una inflación de 3,70 por ciento para enero, la más alta en 12 años. "El Gobierno ha salido a reconocer la inflación. Era insostenible esconder lo que estaba viviendo el país", dijo Pablo Moyano.

Comentá la nota