La Ciudad denuncia una maniobra política detrás de otro paro en la Línea B

Un grupo que reclama personería gremial bloqueó las vías. “Está hecho para que pase algo”, dijo Montenegro.

El Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires denunció una maniobra política detrás de un nuevo paro sorpresivo en la Línea B de subtes, donde el servicio estuvo paralizado hasta después de las 9 de la mañana por un grupo de trabajadores que dice haber conformado un nuevo gremio. La línea B ya había estado paralizada el lunes por un reclamo de otro pequeño grupo.

Se trata del autodenominado Sindicato de Trabajadores del Subte (STS), una agrupación que no responde a la UTA ni a los metrodelegados y que ya había paralizado en junio la Línea C. En ese momento, se dijo que se trataba de un grupo de ex empleados de Metrovías que en el pasado integró una patota ligada a la UTA.

Ahora, el grupo mantuvo paralizada la línea B, que une las estaciones Leandro N. Alem y Juan Manuel de Rosas, con un bloqueo de las vías en la estación Federico Lacroze. Según un delegado de ese gremio, el reclamo es por mayor seguridad tras la agresión a un empleado.

La medida fue “suspendida” a las 9 de la mañana -después de cuatro horas de paro- tras la convocatoria a una audiencia en la subsecretaría de Trabajo porteño. El servicio se normalizaría cerca de las 10.

El ministro de Seguridad de la ciudad de Buenos Aires, Guillermo Montenegro, calificó como "política" la medida de fuerza y aseguró que no hubo ningún reclamo gremial en los últimos días por mayor seguridad en los subtes. "En este caso puntual, estoy convencido de que está hecho como un paro político, no por un reclamo gremial. Está hecho para que pase algo básicamente", expresó el funcionario.

"El responsable político de la Policía Metropolitana soy yo, y el sistema de seguridad en el subte, incluso el tema de las cámaras, se fue hablando con todos los representantes de los trabajadores. Y a mí nadie me llamó para decirme que necesitaban un policía más", sostuvo Montenegro en declaraciones a radio Vorterix.

En tanto, la empresa Metrovías, a través de su vocera Lucía Ginzo, aseguró que el STS "no cuenta con representación alguna", y anticipó que la concesionaria "realizará las denuncias pertinentes ante las autoridades".

"El bloqueo se produce con motivo de generar el reconocimiento de un nuevo sindicato en el ámbito del Subte que no cuenta con representación alguna y para ello basan su reclamo aduciendo la necesidad de una mayor presencia policial y en el apoyo al grupo de vigiladores que el día lunes ocasionaron también la interrupción de la Línea B", explicó en radio Continental.

Comentá la nota