La Ciudad no logra resolver el conflicto con los subtes

La Ciudad no logra resolver el conflicto con los subtes
Habrá servicio hoy pero sigue el malestar
Luego de los incidentes que se registraron ayer y de la conciliación obligatoria dictada por la Subsecretaría de Trabajo de la Ciudad, los metrodelegados decidieron dejar hoy en suspenso las medidas de fuerza y se reunirán al mediodía en la sede gremial para resolver cómo sigue, en una asamblea en la que escucharán la posición de todos los referentes de las líneas de trenes.

“El martes no hay paro”, le confirmó a BAE el secretario adjunto de la Asociación Gremial de los Trabajadores del Subte y Premetro (AGTSyP), Néstor Segovia. A la mañana, habrá una reunión de la comisión directiva y entre las 13 y las 14, un encuentro del cuerpo de delgados en la sede gremial de carlos Calvo al 2300.

Según pudo saber BAE, la decisión de levantar la medida de fuerza hoy está directamente relacionada con los serios incidentes que tuvieron lugar ayer, principalmente en la cabecera de Congreso, donde una de las trabajadoras fue golpeada y que derivó ayer en la paralización casi total del servicio.

Los metrodelegados vienen realizando paros escalonados para pedir que no se descuenten los días de paro de agosto y en rechazo a la paritaria que firmó la empresa Metrovías, la empresa concesionaria del Grupo Roggio con la UTA.

“No llegamos a ningún acuerdo, queremos que nos paguen los días de agosto y que no nos saquen el uno por ciento de nuestros sueldos para un gremio que no nos representa”, afirmó el dirigente de base, a la salida del encuentro realizado ayer en el que se intentó destrabar la situación.

“Se metieron en nuestra interna, firmaron un acuerdo a espaldas de los trabajadores. El retroactivo nos lo mandan a marzo, pero nos quieren sacar entre 1.500 y 2.000 pesos y encima el Impuesto a las Ganancias. Eso como representante de los trabajadores no lo puedo permitir”, había afirmado Segovia antes de sumarse al cónclave, en la sede de la Subsecretaría, en Bartolomé Mitre al 100.

Por su parte, la UTA anunció que aceptó la conciliación obligatoria dictada por la cartera laboral porteña, a cargo de Ezequiel Sabor. “Hemos pedido garantías laborales para poder trabajar con tranquilidad. Por eso la UTA ha acatado la conciliación obligatoria. Nosotros estamos en condiciones de empezar a recomponer el servicio, pero se van a necesitar al menos tres horas para revisar todas las vías”, explicó Mario Calegari, secretario de prensa de la UTA.

Ayer, el servicio de casi todas las líneas de subterráneos cayó en paro luego que la UTA anunciara un paro total, después de algunos incidentes con los “metrodelegados”, que llevaban adelante su cronograma de cortes anunciado.

La Unión Tranviaria Automotor (UTA), que es la que firmó el acuerdo salarial que los metrodelegados rechazan, intentó frustrar la huelga decretada por AGTSyP, con representación de base entre los trabajadores del subte, por lo que se produjeron algunos choques a primera hora de la mañana en la estación Congreso de Tucumán de la Línea D, que terminaron con una jornada sin trenes.

Proyecto

En el medio de todo el conflicto emerge el proyecto que el Gobierno de la Ciudad envió a la Legislatura para tomar el control de los subtes, el cual incluye, en una parte del articulado, la potestad del Ejecutivo porteño de avanzar con denuncias penales en caso de medidas de fuerza porque pasaría a tomarse a los subtes como un servicio esencial.

“El conflicto deja de ser salarial y pasa a ser intergremial, y eso es lo que hace complicada esta situación”, afirmó el subsecretario Sabor.

El funcionario del gobierno de Mauricio Macri puso el foco sobre la situación legal de AGTSyP: “Los metrodelegados no tienen personería para tratar paritarias y salario; lo que sí tienen es una personería inscripta ante el Ministerio de Trabajo que los faculta a representar trabajadores”, lo que lejos de acercar a las partes complica aún más la situación.

Los metrodelegados definirán esta tarde los pasos a seguir.

Comentá la nota