La ciudad superó tres días sin servicios municipales

La definición de las paritarias municipales se demoran; y a pesar del dictado de la conciliación obligatoria, de miércoles a viernes se cumplió en toda la provincia el paro dispuesto por 72 horas, que sostiene FESTRAM para conseguir una mejora salarial sustancial.
La audiencia convocada por el Ministerio de Trabajo pasó a un cuarto intermedio hasta el próximo martes, en tanto la gremial se reunirá el lunes para definir la postura que presentará ante los representantes de la provincia y los integrantes de la mesa paritaria representada por municipios y comunas.

La disposición de la cartera laboral establece que las partes deben “abstenerse de adoptar algún tipo de medida que implique modificar o alterar las relaciones de trabajo y/o entorpecer u obstruir el normal y libre desarrollo de la actividad dentro y fuera de cada uno de los recintos donde se lleven a cabo las actividades”, tal como lo indica la resolución.

Con asistencia a los lugares de trabajo, FESTRAM argumentó que “la medida gremial que se está ejecutando es de interés general, por cuanto trasciende a las partes involucradas, afectando a la comunidad provincial toda”. Por esa razón, el Ministerio decidió “intervenir en forma directa y urgente en el conflicto planteado, con el fundamental efecto de incentivar a las partes a que continúen con la etapa negociadora que se ha venido llevando adelante”.

Todo este marco, generó que más allá de la atención tradicional de las oficinas municipales, en la ciudad de Rafaela se resientan servicios básicos, tales como la recolección de residuos, el transporte por minibuses, las actividades de la Dirección de Control Público, que incluyeron controles de tránsito e incluso el cobro de estacionamiento controlado.

En definitiva, dependió mucho de los ciudadanos el hecho de mantener el orden durante estas jornadas, que si se suman al fin de semana, terminan siendo cinco días de inactividad, luego de una semana en la que ya había habido paros del mismo sector, e incluso protestas de similar magnitud entre los maestros.

Afortunadamente, fueron muchos los vecinos que optaron por no sacar los residuos a la calle, hasta anoche, cuando se retomó el servicio, esto redujo en la mayoría de los barrios la acumulación innecesaria de bolsas y contaminación. Si bien hubo casos contrarios, se destacó la colaboración ciudadana.

En cuanto al transporte, se pudieron apreciar más vehículos circulando, sobre todo en horario de ingreso y egreso de alumnos en las escuelas, para suplir la falta de transporte público. En este punto, al no haber habido ordenamiento del tránsito, en horarios pico, el manejo de la situación se superó bastante bien, tanto miércoles como jueves, sin embargo, en la tarde de ayer, el microcentro sí mostró congestiones más allá de lo habitual para el cierre de la semana.

A todo esto, con algunas rondas más de los móviles policiales, por estar también la Guardia Urbana Rafaela con turnos mínimos, se pudo contener el control de seguridad en la ciudad.

Es propicio señalar, que desde el Municipio la voluntad de arreglo económico con el SEOM está vigente y esto fue lo que se le manifestó al propio secretario general el pasado martes. Sin embargo, por ser miembro paritario; y contemplar el pedido como una lucha provincial, Darío Cocco, no pudo aceptar el acuerdo paralelo, debiéndose aguardar las definiciones hasta el próximo martes, cuando se vuelvan a reunir las partes. De no mediar concordancia, una vez más los municipales retomarían el cese de actividades la semana entrante.

Comentá la nota