Clarín: El fracking “avanza” sobre los frutales del Alto Valle

Clarín: El fracking “avanza” sobre los frutales del Alto Valle
Cipolletti /Neuquén.- La industria petrolera avanza sobre las chacras del Alto Valle de Río Negro y Neuquén dejando a su paso una huella que se volverá imborrable. Porque allí donde se instala un pozo difícilmente vuelva a crecer un árbol de frutas.

Empresas como Apache, YPF y Chevron, entre otras, están alquilando fracciones de chacras a los productores para realizar trabajos de exploración y extracción. En el peor momento de la historia de esta industria, según una definición de los chacareros, son cada vez menos los que se resisten.

Hace 15 años en la zona que va de Regina a Allen pasando por General Roca era impensable que las empresas petroleras se interesaran demasiado por lo que había debajo de los árboles. Hoy con sus yacimientos convencionales maduros y por secarse las compañías no menosprecian ningún territorio accesible y golpean la puerta de los productores para ofrecerle contratos que en las décadas de los 70, los 80 e incluso de los 90, les hubiera causado un ataque de risa.

Las petroleras pagan entre 40 y 50 mil pesos anuales por el “uso” temporal de una hectárea de la que pueden sacar gas o petróleo.

El alquiler de 10 hectáreas para producción de fruta en la actualidad tiene un costo de $4.500 por mes. Los pequeños productores del Alto Valle, apretados por las deudas y al borde del remate, no dudan en firmar un contrato que sentenciará para siempre la calidad de su tierra.

Según pudo averiguar Clarín las empresas les presentan un acuerdo por dos años. Pagan en ocasiones hasta $ 135.000 por el primer año en una hectárea y $35.000 a $ 50.000 por el segundo. El valor del segundo año se fija en base a los perjuicios ambientales que podría haber acarreado el funcionamiento del pozo. Si hay un tercer año este se actualizará según la inflación que marca el INDEC.

“Están haciendo negocios con personas cansadas, endeudadas que llevan años de pérdidas. Son gente grande que una vez que se salen del ciclo productivo ya no vuelven a entrar”, explica a este diario Pablo Laurente, coordinador de la Federación Agraria de Río Negro y Neuquén. Laurente cuenta que un estudio encargado por la Federación demostró que la edad de los productores oscila entre los 65 y 75 años. “No son los hijos o los nietos los que venden, son ellos mismos que alquilan a las petroleras o le venden a las inmobiliarias lo único que tienen y lo único que saben hacer”, agrega Laurente.

En Allen hay 300 productores distribuidos en 500 hectáreas productivas.

Las chacras tienen un tamaño de entre 10 y 15 hectáreas. En una época fue un negocio rentable del que podían vivir una o dos familias. Pero corren otros tiempos y en la actualidad la fruta se paga en el mercado mayorista, en el mejor de los casos, a 0,80 centavos el kilo, en tanto que producirlo cuesta 1,5 pesos.

“De los 300 productores que somos apenas 6 fuimos a pedir por la ley anti fracking, nos acompañó otra gente al Concejo porque somos 45 mil habitantes y muchos saben lo que es esto”, le dice a Clarín Sebastián Hernández, presidente de la Cámara de Productores de Allen. Hernández hace referencia a las 500 personas que se manifestaron el 23 de agosto en el Concejo Deliberante de esta localidad rionegrina, presionando a sus representantes para que aprobaran una ordenanza que prohiba el fracking en el ejido de la comuna.

“Hay algunos que han sido llamados y otros que han llamado, yo creo que muchos están esperando a hacer este negocio porque no les queda otra”, señala Hernández.

En las chacras de la localidad se han perforado 20 pozos hasta el momento pero es apenas el principio. En el último año las empresas no han dejado mes sin contactar a algún productor.

Ese mismo día el gobernador ultra K Alberto Weretilneck declaró que el petróleo y sus métodos podían convivir con la extracción de petróleo. Menos de una semana después el Consejo Deliberante de Neuquén votó a favor del acuerdo entre la provincia e YPF-Chevron que le permitirá a estas empresas, ambas con antecedentes de contaminación en Neuquén, utilizar la fractura hidráulica de manera masiva en el área de Vaca Muerta.

Según los productores consultados la ordenanza llega tarde.

La empresas utilizan el fracking en Allen y las zonas adyacentes desde hace tiempo. Este sistema es especialmente nocivo para la actividad frutera puesto existe una alta probabilidad de que el agua y el suelo resulten contaminados por los derrames. En Europa el protocolo de calidad le exige a los productores de todo el mundo a los que les compran sus frutas que sus chacras estén a más de 500 metros de una autopista.

La presencia de un pozo petrolero cerca de un árbol es poco menos que un cuento de horror en estos mercados.

“La actividad frutícola fue abandonada por el gobierno provincial y nacional, ha sido a propósito para darle margen a las petroleras. Cuando recorres las chacras encuentras las torres. Y una cosa no puede ser junto a la otra”, dice Magdalena Odarda, diputada provincia y precandidata a senadora nacional por el Frente Progresista de Río Negro, hoy segunda fuerza en la provincia. “Por un lado tienes a Weretilneck diciendo que el petróleo y la fruta pueden convivir y por otro a (el senador Miguel) Pichetto asegurando que no hay fracking. Pero hay, tenemos pruebas de que el fracking está en la provincia ”, agrega. La legisladora está convencida de que el dinero del petróleo es demasiado tentador para una provincia qu e necesita urgentemente de efectivo para pagar los sueldos estatales.

Aunque la Ley de Hidrocarburos local estipula que todos los contratos petroleros deben ser aprobados por la Legislatura provincial en Río Negro ninguno de los convenios vigentes con distintas compañías ha llegado al recinto.

Y hay 160 pozos declarados.

El gobierno de Weretilneck es poco comunicativo cuando se trata de los contratos. Por ahora sólo ha dado a conocer que por las prórrogas a las concesiones se embolsarán alrededor de US$ 200 millones en los próximos dos años.

“Una vez que entraron a tu propiedad ya no los podés sacar y cuando se van el campo no te sirve para nada”, reflexiona Alfredo Svampa, antiguo productor de Allen y padre de la socióloga Maria Estela Svampa. Alfredo, poseedor de 7 hectáreas productivas y que fue contactado por la petrolera Apache que le ofreció 100 mil pesos por el año de alquiler de una hectárea. Estuvo a punto de firmar pero sus tres hijos los que lo pusieron sobre aviso. “¡Pero papá que vas a hacer! Contaminan la tierra”, me dijeron.

Este productor cuenta que se encontró con Apache en un momento delicado. Justo cuando su producción se había perdido por completo. “Se pudrió y no pudimos sacarla, los camiones no querían perder tiempo en llevarla a las cámaras frigoríficas y negociamos para que lo hagan a precios muy bajos”. Por su fruta para la industria, es decir, la que se usa en la elaboración de jugo y sidra, las comercializadoras le propusieron 0,15 centavos por el kilo de manzana y 0,30 por el de pera. “¿Qué podía hacer?”, se pregunta con voz cansada.

Comentá la nota