Un clásico del camionero para expresar su enojo

Moyano suele utilizar las críticas al INDEC para mandarle un mensaje al Gobierno.
El 8 de junio, un día después de haber ido a la Casa Rosada para reclamar lugares para hombres del movimiento obrero en las listas de legisladores del kirchnerismo, Hugo Moyano participó de una entrevista pública con estudiantes de Ciencias Políticas de la Universidad de Belgrano y afirmó sin dudar: “La inflación es el gran déficit del modelo , es un problema que nadie puede negar. El 80 por ciento de los salarios de los trabajadores de más bajos ingresos va al consumo de alimentos. Nadie inventa”.

Esa vez, la presión no dio resultado y, como se sabe, Moyano tuvo que conformarse con la inclusión de su hijo Facundo en la lista del Frente para la Victoria bonaerense. Así y todo, cada vez que Moyano se siente acorralado o percibe que el Gobierno se muestra decidido a soltarle la mano, el jefe de la CGT, o como en el caso de ayer su hijo, sale a cuestionar al Gobierno por los números del INDEC.

Antes de cada discusión salarial, Moyano hizo saber públicamente que no tomaría como referencia las cifras del INDEC sino “ la inflación del supermercado”.

Ahora mismo, de cara a la convocatoria que debe hacer el Gobierno al Consejo del Salario Mínimo, desde la CGT ya anticiparon que pretenden un aumento del mínimo del 41 por ciento para llevarlo de los 1.840 pesos actuales a $2.600.

En marzo del año pasado, en plena pulseada por los salarios, Moyano protagonizó un duelo con el ministro de Economía, Amado Boudou, que había negado que hubiera inflación y sólo había admitido “cierta tensión en los precios”.

“¿Tensión?, no sé qué habrá querido decir. Nadie puede negar que la inflación es una realidad. La palpamos todos los días en el supermercado”, fue la respuesta con la que lo cruzó Moyano.

Desde el moyanismo siempre explicaron que, más allá del respaldo del Gobierno, el camionero precisa criticar en público la inflación para conservar el apoyo de sus trabajadores y no exponerse a las críticas de sus rivales en la interna sindical. “ Los trabajadores están perdiendo poder adquisitivo y Moyano no es el ministro de Economía. El representa a los trabajadores, no tiene otra alternativa que salir a hablar de la inflación”, decían hasta hace poco en la CGT. Y resaltaban la sintonía entre Moyano y Boudou.

Es cierto que las críticas al INDEC no son nuevas, pero también lo es que la relación de Moyano y el Gobierno ha cambiado.

Comentá la nota