Cláusula gatillo, la opción para contener sindicatos afines al oficialismo

Cláusula gatillo, la opción para contener sindicatos afines al oficialismo
En su estrategia a mediano plazo el Gobierno no descarta apelar a sumas puentes o cláusula gatillo para una hipótesis de “acompañamiento” a la evolución de los precios, sin perjuicio de que desde la Casa Rosada ratificaron la postura de no adelantar las paritarias de este año, descartando cualquier posibilidad de “fraccionamiento” a los plazos inferiores a un año.
“El plan A y de ahí hasta la Z está en la política sobre acuerdo de precios”, reseñó una fuente del Ejecutivo nacional a BAE Negocios. Frente al escenario previo a la discusión salarial colectiva, con la mayor “sensación térmica” de los últimos años, el Ejecutivo admite como “parte del libre juego” las pretensiones que los sindicatos anticipan para llegar a su discusión salarial. Donde fruncen el ceño es para recalcar el constante “bombardeo pesimista” de los grupos empresarios concentrados, al cual remarcan, algunos popes del sindicalismo opositor “le es funcional en forma directa o indirecta si jugamos con una cuota de candor”, recalcó la misma fuente. Así, en el día a día se trazan los apuntes sobre los constantes “misiles” desestabilizadores del modelo. El esquema económico, no dudan, está en el centro del juego político de este verano.

A la hora de defender con cifras el recorrido de las paritarias, e incorporarlo a la discusión vigente sobre la capacidad de compra de los trabajadores la referencia puntual quedó en las palabras del jefe de Gabinete Jorge Capitanich para sintetizar que “la evolución del poder adquisitivo del salario se incrementó en un 72% entre el año 2003 y el 2013, aún tomando en cuenta las estimaciones más pésimas”.

En efecto, los informes oficiales para definir el cifras el valor de los sueldos toman en cuenta el IPC Congreso, el que realizan siete provincias y el de la Consultora Bein y Asociados.

La evolución de precios se instaló desde el último trimestre de 2013 como señal de alarma para el Gobierno, sindicatos y empresarios y gravitará en la puja salarial. De allí que entre las medidas que podrían tomarse desde la Casa Rosada tampoco descartan la convocatoria anticipada al Consejo del Salario, como propuso desde la CGT que lidera Antonio Caló el referente de Sanidad Héctor Daer. De acuerdo a la normativa, la decisión de llamar a esa mesa tripartita que conforman cámaras empresarias, la CGT y la CTA es atributo exclusivo de la Presidenta de la Nación. Lo que enfatizan en descartar es cualquier forma de fragmentación a las paritarias desde la reflexión que medidas de ese tipo concretarían un “escenario de espasmos” alejado de la realidad.

Sindicato de trabajadores bursátiles

El ministro de Trabajo, Carlos Tomada, otorgó la inscripción gremial al Sindicato de Trabajadores del Sistema Bursátil (SITRABUR) en un acto realizado en la sede de la cartera laboral, en el que participó el secretario General de la CGT, Antonio Caló, y la secretaria General del gremio, María García Lastra.

Tomada destacó que “la conformación de una nueva asociación sindical es producto del trabajo, de la militancia; y expresó que “es una gran satisfacción cumplir con el mandato constitucional frente a tantos trabajadores”.

SITRABUR fue inscripto con carácter de Asociación Gremial de primer grado para agrupar a los trabajadores que presten servicios en relación de dependencia con entidades del sistema bursátil nacional, y a los jubilados que hayan adquirido su condición de pasividad encontrándose afiliados a la asociación; con zona de actuación en la Ciudad de Buenos Aires y en la en Rosario.

Post navigation

Comentá la nota