Comenzó la protesta gremial de estatales

Movilizaciones en Río Negro y Neuquén; se extienden a todo el país
Impulsados por el aumento salarial que obtuvo la policía en casi todo el país, los empleados estatales comenzaron ayer una semana que estará atravesada de paros y conflictos en todo el país. Ayer, los centros de las protestas fueron en Neuquén y Río Negro; mañana la tensión tendrá su foco en Buenos Aires, con los empleados de la salud, y el jueves será un día de huelga nacional y movilización de ATE, la CTA opositora y la Corriente Sindical Clasista, que reúne a los sectores de la izquierda más combativa.

En todos los casos, surgen dos reclamos que son uniformes: la exigencia de un plus salarial por la inflación y la inmediata reapertura de las paritarias. Pero la CTA de Pablo Micheli incorporó un rosario de pedidos más como elevar el salario mínimo a $ 8000; el 82% móvil para los jubilados; la eliminación del impuesto a las ganancias sobre el aguinaldo; la universalización del beneficio de la asignación familiar; la derogación de leyes represivas, y la garantía de que no habrá ningún despido ni suspensión.

"Nosotros estamos convocando a esta marcha para reclamar, fundamentalmente, que haya un espacio multisectorial de diálogo, que el Gobierno convoque a la Iglesia, a las centrales sindicales, a los empresarios, a las fuerzas de la oposición para discutir cómo resolvemos este bono de fin de año, cómo paramos lo que puede ocurrir y cómo prevenimos situaciones como las que ocurrieron la semana pasada", planteó Micheli, en declaraciones radiales.

Micheli confía en poder sumar a Hugo Moyano a la marcha de pasado mañana a la Plaza de Mayo. La participación del jefe de la CGT opositora estará ligada a lo que suceda mañana con la negociación de un bono de fin de año para los camioneros (ver aparte).

La Casa Rosada desconoce a Moyano y a Micheli como sus interlocutores gremiales. Para el Gobierno, sus nexos con el sector laboral son la CGT que encabeza Antonio Caló, que fue recibido ayer por el jefe de Gabinete, y la CTA del docente Hugo Yasky.

Además de sus planteos salariales, el pedido de diálogo y reconocimiento serán otros de los motivos de la protesta de pasado mañana, que tendrá su epicentro en la Plaza de Mayo. La CTA disidente y ATE, el gremio estatal con presencia territorial en 21 provincias, activarán una huelga con movilizaciones en todo el país. Se adherirán la Corriente Clasista Combativa (CCC), el Polo Obrero y la agrupación Barrios de Pie.

Los médicos bonaerenses paralizarán mañana sus actividades en reclamo de una suba salarial. Esto podría generar un "efecto contagio" en los profesionales porteños, que también se declararon en "estado de alerta".

En Neuquén y Río Negro se dieron ayer los primeros conflictos de la semana, encabezados por los estatales de ATE y de UPCN, a pesar de que su cúpula comulga con la Casa Rosada. En medio de este berenjenal, la paritaria nacional de los docentes, que suele servir de parámetro para las provincias, quedó en suspenso hasta enero..

Comentá la nota